Consejo Médico

Acné (II): posibles tratamientos

La semana pasada os explicábamos cómo se produce el acné y cuales son sus posibles causas.  En esta entrada queremos hablar de los posibles tratamientos y ofreceros algunas propuestas para regular la piel grasa y combatir el acné de una forma más natural y menos agresiva con nuestra piel.

Acné (II): posibles tratamientos

Acné (II): posibles tratamientos

El acné es un problema muy común y con diferentes grados de afectación, por lo que en el mercado podemos encontrar todo tipo de productos destinados a tratarlo. Desde cremas convencionales o limpiadores hasta agresivos productos farmacéuticos. Por eso, si padecemos acné y queremos tratarlo es fundamental ponerse en buenas manos y buscar el tratamiento más adecuado y menos agresivo posible, dependiendo de la gravedad del mismo.

Tratamientos convencionales:

Clásicamente se divide el acné en cuatro categorías, haciendo referencia a su gravedad y con un tratamiento distinto en cada caso:

Acné leve: Tratamiento tópico con exfoliantes.

Acné moderado: Tratamiento tópico con peróxido de benzoilo, retinoides y/o antibióticos.

Acné severo: Tratamiento sistémico con antibióticos y/o retinoides (isotretionina).

Acné muy severo: Tratamiento sistémico con isotretionina asociada a corticoides. En algunos casos es necesario el drenaje quirúrgico.

Otras opciones terapéuticas empleadas habitualmente son los anticonceptivos orales y/o la espironolactona. Por un lado, los anticonceptivos a base de estrógenos y progesterona (hormonas femeninas) regulan el desequilibrio hormonal que provoca el acné. La espironolactona es un diurético que también actúa inhibiendo la testosterona, por lo que además equilibra el acné hormonal. Este último tiene muchas contraindicaciones.

La mayor parte de cremas y productos de limpieza exfoliantes destinados a tratar la piel grasa y el acné, además de contener ciertos ingredientes que debemos evitar en cosmética, suelen ser bastante abrasivos con la piel. Eliminan el exceso de grasa a costa de resecar nuestra piel, produciendo irritación y/o descamación en muchos casos. Los antibióticos tópicos o el peróxido de benzoilo (antimicrobiano) también resecan e irritan la piel, destruyendo además la capa protectora que la envuelve.

Por otro lado tenemos la isotretionina (muchos la conocereis como Roacutan), que es un retinoide (derivado de la vitamina A) que actúa reduciendo la producción de sebo de manera muy eficiente. Aunque es efectivo contra el acné, requiere un seguimiento estricto ya que es un potente teratógeno. Esto quiere decir que es capaz de provocar malformaciones fetales en mujeres embarazadas, por lo que se debe acompañar de un tratamiento con anticonceptivos orales. Además tiene otros efectos secundarios como el daño al hígado, sequedad ocular o caída del cabello . A nivel cutáneo puede resecar bastante la piel y además, produce hipersensibilidad solar, por lo que debemos de tener cuidado con marcas y cicatrices.

Alternativas naturales:

Desde Cosmethics queremos insistir en la necesidad de un cuidado diario de nuestra piel para evitar problemas graves con el acné. Si tienes la piel grasa es fundamental una buena limpieza y tratamiento para mantener a raya este problema, además de unos hábitos de vida saludables. Os dejamos algunos consejos:

-Limpieza: Este es el primer paso para cuidar una piel grasa. Limpiar con un limpiador suave mañana y noche debe ser obligatorio y debemos intentar cumplirlo por mucha pereza que suponga. Así conseguiremos eliminar restos de suciedad y grasa que obstruyen los poros y provocan  acné. No utilices productos abrasivos, que resecan la piel y la irritan, ya que esto puede agravar el problema y facilitar la infección. Si además tienes la piel sensible debes evitar incluso los limpiadores con jabón o utilizar uno muy suave.  Además debemos tonificar después, para reestablecer su equilibrio. En este paso, algunas aguas termales o el agua de hammamelis pueden ser de gran ayuda.

– Hidratación: Encontrar la hidratante ideal es una tarea muy complicada para una piel grasa y con acné. Los resultados varían mucho de unas personas a otras y a veces tenemos que probar infinidad de productos para encontrar el que va bien con nuestra piel. Eso sí, debes leerte bien la lista de ingredientes y evitar siempre productos agresivos y grasas comedogénicas, que empeorarán el acné produciendo comedones e inflamación. En algunos casos puede ser incluso necesario no aplicar hidratante o aplicarla solo por la mañana y dejar a la piel excretar y transpirar por la noche. En Cosmethics os recomendamos evitar los productos que muchas veces resecan en exceso y utilizar una crema natural y ligera. Podemos hacer una gran división de las cremas faciales entre las hidratantes y nutritivas (que además de hidratación aportan un alto contenido en grasas y aceites que nutren la piel), en el caso que nos ocupa es mejor evitar las cremas muy nutritivas.

-Exfoliación: Este es un punto controvertido, ya que hay quien fabricantes y profesionales que recomiendan exfoliar y los hay que no. Creemos que eso depende de la persona y de su situación. Eso sí, si decides exfoliar la piel, hazlo un máximo de 2 veces por semana (si el exfoliante es muy intenso) y con un producto que no arañe o irrite la piel. Si tienes la piel sensible o inflamada por el acné os recomendamos evitar este paso.

-Mascarillas: Las mascarillas puedes ser tremendamente eficaces para tratar el acné. Las de arcilla son muy económicas y muy útiles en este caso. Actúan absorbiendo la grasa, a la vez que aportan micronutrientes a nuestra piel. Un uso excesivo o aplicarlas durante demasiado tiempo puede hacer que se reseque la piel, así que utilízalas con cuidado. Otro producto que puede funcionar muy bien aplicado en mascarillas es el Aloe Vera ya que tiene acción antiinflamatoria, astringente y regeneradora.

-Aceite de árbol de té: Dedicamos un punto a este producto porque de verdad merece la pena. El aceite esencial de arbol de té es un potente antifúngico y bactericida natural, a la vez que ayuda a regenerar la piel y cicatrizar lesiones. Puedes aplicarlo casi puro (diluido en muy poquita agua), con ayuda de un simple bastoncillo o algodón sobre quistes o comedones o diluirlo en un poco de gel puro de Aloe Vera, así como en mezclado con cremas o mascarillas de arcilla. También existen cremas y fluídos naturales con este aceite apropiados para pieles grasas. Probar el aceite de árbol de té para tratar el acné puede suponer a veces evitar tratamientos convencionales muy agresivos.

-Alimentación: La semana pasada hablábamos de la importancia de la alimentación en la producción de sebo cutáneo. Evita las grasas “trans” y sustitúyelas por más alimentos ricos en ácidos grasos omega 3. Además debes hidratarte bien y comer abundantes frutas y verduras. Evita los refinados y el exceso de lácteos, ya que estos también pueden estar implicados en tu problema. Estos consejos son importantísimos para evitar el exceso de producción de grasa en la piel y deben ser uno de los primeros pasos para evitar tener que recurrir a tratamientos fuertes.

-Maquillajes: Podemos hacer la mejor limpieza e hidratación del mundo, pero si después cubrimos nuestra piel con una capa de maquillaje graso, será tiempo perdido. A veces recurrimos a los maquillajes de forma excesiva para ocultar el acné y lo que conseguimos es empeorarlo. Intenta evitar maquillarte todos los días y, si lo haces, que sea con un maquillaje natural y no comedogénico. El maquillaje mineral es una buena opción ya que no obstruye los poros y, al contener óxido de zinc y/o de titanio, actúa de forma astringente. De todas formas a veces merece la pena hacer el esfuerzo de no maquillarse e ir tratando correctamente el acné para lograr reducirlo.

Todos estos consejos, seguidos de forma rutinaria pueden ayudar mucho a evitar brotes de acné y mantener una piel grasa limpia y radiante. De todas formas cada caso es único y cada cual debe probar los productos y rutinas que más le convienen. Además, en casos graves de acné puede ser necesario recurrir a tratamientos médicos convencionales, pero siempre recomendados por un dermatólogo y convenciéndonos de la necesidad de un cuidado y mimo diarios.

Feliz lunes!

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.