Consejo Médico

Cansancio, estrés, migrañas, bajo estado de ánimo ¿Qué superalimento debo tomar? Parte I

Antes de nada nos gustaría aclarar que este apartado pretende ser un mero resumen orientativo a la hora de buscar una suplementación dirigida a cada uno de los siguientes problemas. Como es evidente, existen muchas más alternativas dirigidas a ayudar en su prevención y tratamiento pero hemos intentado escoger la opción que creemos que es más indicada en la mayoría de casos o de la que existen mayores estudios o indicios que defienden su efectividad. Además os diremos en qué alimentos o superalimentos se encuentra cada sustancia en mayor cantidad y por lo tanto cuáles son las fuentes óptimas para su obtención.

¿Qué suplementos y superalimentos debo tomar?

¿Qué suplementos y superalimentos debo tomar?

 

  1. FATIGA: aunque en el cansancio, las astenia y la fatiga crónica intervienen gran cantidad de sustancias a nivel orgánico, hemos escogido como primordial la vitamina B12. Se trata de una vitamina de origen fundamentalmente animal, presente en la carne de vacuno, el hígado, el pescado azul y los mariscos, los huevos y los lácteos. En personas vegetarianas se recomienda vigilar estrechamente su consumo y en veganas, realizar algún tipo de suplementación. La vitamina b12 además, ayuda a regenerar la piel dañada y regula su pigmentación, siendo un agente protector contra el vitíligo. Sus contraindicaciones por consumo vía oral son prácticamente nulas y solamente se vigila su administración en tratamientos inyectables, ya que puede producir ansiedad, pánico, insomnio, diarreas entre otros síntomas.
  2. ESTRÉS Y ANSIEDAD: son síntomas muy ligados al anterior problema y a la fatiga, que muchas veces se manifiestan juntos y presentan las mismas carencias. En este caso, creemos que nuestro gran aliado puede ser el magnesio (siempre acompañado de vitaminas del grupo B), ya que interviene en el correcto funcionamiento del sistema nervioso y es un oligoelemento del que gran parte de la población occidental presenta carencias. Uno de los alimentos que más magnesio contiene son las pipas de girasol. También son una buena fuente frutos secos como las almendras o las nueces. En cuanto a la piel, el magnesio mejora su hidratación, equilibrio y regeneración, aportando enormes beneficios y haciendo que luzca más tersa e hidratada. Además es un gran regulador en patologías como la dermatitis, el eczema, la psoriasis, el impétigo o el acné. De hecho un buen tratamiento para la piel son los baños con sales de epson u otras sales magnésicas. También es un suplemento seguro tomado en las dosis indicadas.  Eso sí, un efecto secundario común es la aparición de diarrea. Aún así las personas con problemas renales deben vigilar su suplementación por parte de un especialista.
  3. BAJO ESTADO DE ÁNIMO: la tendencia a la depresión y el bajo estado de ánimo también están muy relacionados con el estrés. Llevar una dieta antiinflamatoria con suficiente cantidad de ácidos grasos omega-3 frente a los omega-6 es vital para mantenernos serenos y de buen humor. Sus mejores fuentes son las semillas de lino y la chía. También se encuentra en el aceite de oliva virgen extra y el pescado azul. Sobre la piel tienen un efecto protector y preparador frente a los rayos solares además de que  su efecto antioxidante e hidratante mejoran su salud general. En general, la suplementación con Omega-3 no tiene contraindicaciones aunque se debe vigilar su procedencia, ya que si su origen son pescados grandes pueden tener gran cantidad de mercurio, por lo que se contraindica sobre todo en embarazadas. Escoge un suplemento de calidad y de origen controlado libre de metales pesados.
  4. MIGRAÑAS: las migrañas son un tipo de cefaleas que a veces se vuelven muy difíciles de controlar. Se ha visto en estudios que la suplementación con melatonina y también con magnesio ayuda en muchas ocasiones a menguar su recurrencia. Los espárragos frescos o el plátano son fuentes importantes de melatonina y sobre todo de su molécula precursora, el triptófano.  Además  se trata de un potente antioxidante que también actúa sobre la piel, como agente antienvejecimiento. En este caso, también se indica su aplicación de forma tópica. En tratamientos con dosis más o menos altas de melatonina puede provocar somnolencia diurna, cefaleas, pesadillas o sensación de mareo.  Además está contraindicada en caso de trastornos de la coagulación o tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes.
  5. SÍNDROME PREMENSTRUAL: los dolores menstruales y otros trastornos propios de la menstruación y los días previos están fuertemente ligados a un correcto equilibrio hormonal y por lo tanto esa debe ser la base del tratamiento. Este equilibrio también se ve influenciado por el aporte o no de elementos necesarios como las vitaminas y oligoelemenos. Una correcta ingesta de vitaminas del grupo B, sobre todo Vit. B1 y B2 (tiamina y riboflavina) es fundamental en estos casos y un superalimento que puede venir muy bien es la levadura nutricional. También la avena o el arroz integral aportan este tipo de vitaminas. Estas vitaminas son beneficiosas para la piel tanto tomadas de forma oral como aplicadas en cremas y otros productos. En conjunto mejoran la regeneración y la circulación sanguínea siendo beneficiosas en casos de acné, descamación, piel deshidratada o agrietada y sobre todo como fortalecedoras de cabello y uñas. Su consumo es seguro al ser vitaminas hidrosolubles, aunque dosis demasiado altas pueden tener efectos indeseados, como alteraciones de la tensión arterial, de los estados de ánimo, picores cutáneos o cefaleas.
  6. MENOPAUSIA: la menopausia es una fase normal y fisiológica en el ciclo de una mujer, pero que no deja de ir acompañada de un variado conjunto de síntomas más o menos intensos que pueden resultar desagradables para muchas personas. Un suplemento que funciona muy bien en esta etapa es el aceite de onagra y ello se debe a su aporte equilibrado de ácidos grasos Omega 9-6-3, junto con otras sustancias beneficiosas. Los ácidos grasos del aceite de onagra tiene un efecto rejuvenecedor sobre la piel y además reduce las manchas. Está contraindicado su uso en caso de tratamientos con antiepiléticos, anticoagulantes o en caso de intervención quirúrgica.
  7. CISTITIS: las infecciones urinarias son una enfermedad muy común, sobre todo en mujeres en edad reproductiva. En muchas, aunque no cursan de forma grave,  es un problema recurrente y que a veces se vuelve difícil de controlar. Para ello, la suplementación con PAC (proantocianidinas) suele funcionar muy bien tanto de forma preventiva como tratamiento. Seguramente no sepas de qué estamos hablando, pero si os decimos que se trata de una sustancia presente en gran cantidad en el arándano rojo americano seguro que ya os suena más. Para casos muy rebeldes también se puede emplear D-Manosa, que puede llegar a ser incluso más efectiva. El arándano rojo además es un gran antioxidante cutáneo y favorece la regulación grasa de la piel. Casi no tiene contraindicaciones y solo se recomienda no realizar tratamientos prolongados en caso de antecedente de cálculos renales de oxalato cálcico.

La próxima semana trataremos otros problemas comunes explicando qué suplementos nos pueden beneficiar y en qué superalimentos los podemos encontrar. Hablaremos de problemas de digestión, acidez de estómago, gingivitis, alergias respiratorias, dermatitis, problemas de concentración y memoria.

 

También te puede interesar