Sin categoría

Coronavirus. Confinamiento. Día 10

Esta suerte de diario comenzó hace más de una semana, con el Decreto del Estado de Alarma. Pero en realidad la preocupación, las medidas y las decisiones empezaron antes. Quiero contarte qué hacemos durante estos días, compartir inquietudes, y explicarte qué medidas tomamos para sobrellevar la situación y conseguir que esta pequeña empresa sobreviva. Ojalá resulte útil de algún modo. Es mi máxima pretensión.

Pues así se empieza. Diciembre de 2011. Sí, cuando empezamos nos llamábamos así.

¡Ai! Echarse al camino. Lanzarse o no.

En esta foto de 2011 no sabía donde me metía. Prácticamente nada de lo que pensaba en aquel momento ha resultado como me imaginaba. Recuerdo que estaba muy ilusionada, que quería aprender muchas cosas y que no me importaba un pimiento ni el tiempo ni el esfuerzo. Sentía que me iba a divertir y que quería experimentar.

Muchas personas desde entonces me han preguntado si compensa. Como todo proceso de aprendizaje, siempre compensa; pero dependiendo del día en que me preguntes, la respuesta varía; tiene una estadística parecida a esto:

Fuente: desconocida. Me encantaría conocer a la persona que dibujó esto, porque realmente clavó la sensación.

También me han preguntado mucho sobre si lanzarse o no. Si estás en ese punto, no lo pienses mucho. Mejor empieza poco a poco a caminar, porque el camino te va dando las respuestas. Eso sí, ten en cuenta, estos 5 puntos:

  1. Si además de aprender, probar, y caminar, quieres ganarte la vida con ello, te va a tocar hacer muchas cosas con las que no te diviertes, y que se denominan ‘trabajo’. No quiere decir que las hagas llorando, todo se puede bienafrontar, pero vas a sentir frustración. Dependiendo de lo cuesta arriba que se ponga el asunto, la frustración puede ser importante. Prepárate. Un poco de resistencia es necesaria (como 100 veces la que imaginas 🙂 Si eso no te asusta -> ADELANTE.
  2. La motivación es imprescindible, pero no es suficiente. A veces es suerte, a veces es talento, a veces es sacrificio… pero necesitas algo más. Incluso la persona más motivada del mundo no tiene una motivación infinita. Es una cosa que en el mejor de los casos va y viene y se queda por un tiempo, y en el peor, te abandona y no la vuelves a ver, como vivir en un invierno infinito.
  3. Muchas veces los negocios no funcionan, independientemente del esfuerzo que le hayas dedicado, de lo inteligente que seas como persona y de lo válido que sea tu equipo. Entran en juego muchas variables, y el éxito no sólo depende de ti. Por lo tanto, si algo no va bien, no pienses que con el negocio te hundes tu; pudo haber fracasado la idea, o el modo de llevarla al mercado, o a lo mejor no era el momento. Hay infinitos motivos por los que un negocio puede no funcionar (se me ocurren decenas, y son muchos más que los que te llevan al éxito). Lo inteligente no es enrocarse, es saberlo ver a tiempo, una retirada a tiempo es un gran éxito (me dijo Icíar, la primera persona a la que contraté).
  4. Y hablando de éxito. Convendría que definieses que es para ti el éxito antes de empezar. Hacer una gran compañía, llevar a cabo una idea y luego dejarla ir, crear una función social. Piénsalo bien, porque son caminos muy distintos, que te visten con camisas muy diferentes, y algunas pican y aprietan que no veas. A veces, sólo a veces, puedes rectificar, pero sé honesto/a contigo mismo/a y hazlo a tiempo.
  5. Guarda algo. Algo de energía, y algo de tus ahorros.

Me encanta resumir ^^ .

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.