¿Cuál es la mejor proteccion solar?
Cosmética Natural

¿Cuál es la mejor protección solar?

Hasta hace un par de años elegir protección solar no parecía tan complicado; esta decisión era más fácil porque posiblemente no teníamos acceso a tanta información ni estudios. También es cierto que hace 10 años no había la misma demanda ni tantas alternativas como hoy en día. Actualmente, a la hora de elegir una crema con factor de protección solar nos hacemos muchas más preguntas y queremos saber mucho más, sobre todo acerca de los ingredientes.

Diferentes tipos de filtros solares, ingredientes más comunes en cada filtro, cómo funcionan estos ingredientes al entrar en contacto con el aire, con nuestra piel y con el sol, los pros y los contras de cada filtro, su eficacia… Todas estas dudas están muy presentes a la hora de elegir un protector solar; con el artículo de hoy queremos compartir todo lo que sabemos para que podáis manejar más información y que esta sea de utilidad a la hora de elegir una crema con protección solar. En theCosmethics somos partidarios de evitar siempre que podamos sustancias que pueden causar alergias o que puedan ser controvertidas. Adelantamos que no existe la solución perfecta y que cada persona debe priorizar las necesidades de su piel antes de elegir un protector solar.

¿Cuál es la mejor proteccion solar?
¿Cuál es la mejor proteccion solar?

1.Punto de partida: dudas más frecuentes

1.1 ¿Son todos los protectores solares iguales?

La respuesta es no. Existen diferentes tipos de filtros solares que nos protegen de la radiación solar y cada uno de ellos tiene sus particularidades, pros y contras. Hasta el momento no se puede afirmar que exista un protector solar perfecto (apto para todo el mundo, sin ningún inconveniente y con una protección total).

1.2 ¿Cuántos tipos de filtros solares existen?

Para que una crema/loción/spray pueda proteger nuestra piel de la radiación UVA y/o UVB debe contener ingredientes que actúen de filtro (escudo) para evitar que esa radiación sea dañina. Actualmente, cuando se habla de filtros en protectores solares, se hace mención a tres:

  • Filtros químicos (también llamados sintéticos)
  • Filtros físicos (también llamados minerales)
  • Filtros biológicos**

** Aunque se nombren coloquialmente como un tipo de filtro solar no están reconocidos como filtros solares ya que el sistema y el protocolo de medición de filtros excluye esta investigación.

Más adelante explicaremos pormenorizadamente en cada uno de ellos.

1.3 Radiación Ultravioleta: Fuente American Cancer Society

1.3.1 ¿Qué es la radiación ultravioleta (UV)? 

La exposición a la radiación ultravioleta (UV) es un factor de riesgo principal para la mayoría de los cánceres de piel. La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. Las lámparas y camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta. Las personas que se exponen mucho a los rayos UV procedentes de estas fuentes tienen un mayor riesgo de cáncer de piel.

Aun cuando los rayos UVA y UVB constituyen solo una pequeña porción de los rayos solares, estos son la causa principal de los efectos dañinos del sol sobre la piel. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel. Los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

1.3.2 Tres tipos principales de rayos UV:

  • Los rayos UVA envejecen las células de la piel y pueden dañar el ADN de estas células. Estos rayos están asociados al daño de la piel a largo plazo, como las arrugas, pero también se considera que desempeñan un papel importante en algunos tipos de cáncer. La mayoría de las camas bronceadoras emiten grandes cantidades de UVA, que según se ha descubierto, aumentan el riesgo de cáncer de piel.
  • Los rayos UVB tienen un poco más de energía que los rayos UVA. Estos rayos pueden dañar directamente al ADN de las células de la piel, y son los rayos principales causantes de las quemaduras de sol. Asimismo, se cree que causan la mayoría de los cánceres de piel. Tanto los rayos UVA como los UVB pueden dañar la piel y ser factor causante de cáncer de piel. Los rayos UVB son los causantes más directos,  al menos en ciertos cánceres de piel, pero hasta donde se sabe, ningún rayo UV es inocuo.
  • Los rayos UVC tienen más energía que otros tipos de rayos UV, pero no penetran la atmósfera y no están en la luz solar. No son, normalmente, una causa de cáncer de piel.

La potencia de los rayos UV que llega al suelo depende de un número de factores, tales como:

Hora del día: los rayos UV son más potentes entre 10 a.m. y 4 p.m.
Temporada del año: los rayos UV son más potentes durante los meses de la primavera y el verano. Este es un factor menos importante cerca del ecuador.
Distancia desde el ecuador (latitud): la exposición a UV disminuye a medida que se aleja de la línea ecuatorial
Altitud: más rayos UV llegan al suelo en elevaciones más altas.
Formación nubosa: el efecto de las nubes puede variar, ya que a veces la formación nubosa bloquea a algunos rayos UV del sol y reduce la exposición a rayos UV, mientras que algunos tipos de nubes pueden reflejar los rayos UV y pueden aumentar la exposición a los rayos UV. Lo que es importante saber es que los rayos UV pueden atravesar las nubes, incluso en un día nublado.
Reflejo de las superficies: los rayos UV pueden rebotar en superficies como el agua, la arena, la nieve, el pavimento, o la hierba, lo que lleva a un aumento en la exposición a los rayos UV.

1.4 ¿Nos protegen de la radiación todos los protectores solares?

Sí y no. Podríamos decir que tanto los filtros físicos como químicos tienen la capacidad de proteger igual de bien nuestra piel frente a la radiación.  Antes de profundizar debemos  de tener presente que para que un protector solar se pueda comercializar debe cumplir con la normativa vigente (esta normativa varía de un continente/país a otro) y cumplir con ciertos estándares que garanticen que es un protector saludable y efectivo. Partiendo de esta afirmación, nuestra experiencia y conocimiento nos permiten afirmar que se han dado grandes pasos pero la ciencia ha demostrado que no todos son siempre igual de efectivos. ¿Por qué? Porque la efectividad que le exijamos a un protector solar depende de muchos factores y por lo tanto la escala de medir será diferente: fototipo de piel, alergias/intolerancias a determinados ingredientes, afecciones de la piel, tipo de piel, uso, cosmeticidad, circunstancias de exposición solar, ingredientes perjudiciales para el medio ambiente, etc.

Ejemplos fáciles de comprender donde podemos ver fácilmente que las exigencias/circunstancias a la hora de elegir un protector solar van a ser diferentes:

  • Bebé de 1 año
  • Persona con acné y tez clarita
  • Persona deportista que practica surf
  • Persona deportista de triatlón
  • Adulto con tez bronceada que toma el sol diariamente
  • Persona que ha estado bajo tratamiento de radioterapia
  • Persona con SQM (Sensibilidad Química Múltiple)
  • Persona que vive en una isla y está constantemente expuesta al sol

Hemos puesto estos ejemplos para que podáis comprender por qué no debemos afirmar que todos los protectores solares son igual de efectivos. Cada circunstancia es concreta y los requisitos que una persona puede pedirle a un protector solar no tienen por qué ser los mismos que necesita otra persona y esto no quiere decir que mi elección sea la mejor ni que la suya tampoco.

Cada verano utilizamos crema solar para protegernos del sol; la utilizamos porque se ha demostrado que su uso nos protege y previene, en parte, las quemaduras solares, el envejecimiento cutáneo e incluso hay estudios científicos que aconsejan utilizar protector solar para prevenir un posible cáncer de piel.

La mayor parte de las cremas solares tienen una compleja composición que muchas veces resulta difícil de comprender y hay decenas de estudios que afirman que en algunos casos esa composición química puede resultar peligrosa, especialmente por el potencial disruptor endocrino de algunos de sus componentes (en especial para bebés, niños pequeños, adolescentes y embarazadas) y que además son perjudiciales para la fauna y flora de nuestros ríos, mares y océanos.

Actualmente en Europa están autorizadas 28 sustancias como filtros solares sin embargo algunas de ellas están prohibidas en EEUU; esto nos ayuda a comprender por qué debemos ser prudentes y por qué no podemos afirmar rotundamente sobre la seguridad de una sustancia. Si hay algo que podemos afirmar, es que hasta este momento, en theCosmethics todavía no hemos encontrado el protector solar perfecto.

1.5 ¿En qué se diferencian los filtros solares químicos de los físicos?

  • En la forma de actuar/comportarse para proteger nuestra piel cuando entran en contacto con la radiación
  • En el tipo de ingredientes
  • En su inocuidad: aunque no se puede garantizar que exista un filtro 100% seguro y saludable, hasta el momento todos los estudios informan y en algunos casos alarman de los niveles de toxicidad de muchos de ellos.

2. Tipos de filtros solares

Nuestro cuerpo tiene su propio método de protección de los rayos UVA, como por ejemplo la melanina y el sudor ( que contiene un ácido que es un potente protector) pero quien más y quien menos termina queriendo tomar el sol, y hacerlo indiscriminadamente y sin protección solar no es saludable; por eso, casi siempre, terminamos recurriendo a los protectores solares. ¿Sabes cómo funcionan esos filtros solares?

Actualmente se reconocen 2 tipos de filtros solares (formas diferentes de proteger nuestra piel de la radiación) en cremas con SPF (Sun Protection Factor o Factor de Protección Solar, FPS): filtros químicos y filtros físicos.

Si tienes dudas sobre qué es exactamente el factor de protección solar y cómo saber cuál elegir te recomendamos leer este artículo “Qué significa e implica el factor de protección solar” 

Referencias a fuentes consultadas: Viviendo Consciente, Doctor López Heras, Chemical Safety Facts Org, IARC y Environmental Working Group (EWG)

2.1 Filtros químicos (también llamados filtros sintéticos): los más comunes en protectores solares “convencionales”

El protector solar químico interfiere con el método de protección natural de nuestro organismo (melanina + ácido que contiene el sudor). Por eso, siempre se aconseja que se apliquen media hora antes de la exposición solar, ya que tienen que ser absorbidos por la piel para que se produzca la reacción química correspondiente y puedan actuar y protegernos de la radiación.

2.1.1.Cómo funciona un filtro químico?

  • Los filtros solares químicos actúan absorbiendo la radiación solar y la transforman en otro tipo de energía que no resulte nociva para la piel. En algunos protectores solares con filtro químico se encuentran sustancias que pueden imitar a los estrógenos (disruptores endocrinos) e inducir cáncer hormonodependiente según numerosos estudios científicos. La IARC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer) recomienda evitarlos a toda costa.
  • Actúan dispersando y absorbiendo la radiación mediante reacciones químicas que producen calor y/o subproductos de degradación, de manera que su capacidad protectora “se gasta”, por eso se han de aplicar con más frecuencia. Muchos se absorben por la piel, sobre todo los más antiguos, baratos y más usados.

2.1.1 Ingredientes habituales en cosmética como filtro químico y conclusiones sobre cada uno de ellos:

– PABA y derivados: se usan poco, fueron de los primeros en comercializarse, manchan la ropa y se asocian a abundantes reacciones adversas.

  • Entre otros están el Octildimetil PABA o Padimato O: tiene efectos disruptor endocrino estrogénico, liberador de radicales libres, reacciones alérgicas y contaminante ambiental. Se considera ecotóxico**. Evitar siempre.
  • Ethylhexyl triazone (octyl triazone): no autorizado en USA. Aumenta la eficacia de otros filtros. Libera radicales litbes con la luz del sol. Muy pocos datos. Prudencia.** Ecotoxicidad:
    “La ecotoxicología es el estudio del efecto de compuestos químicos tóxicos sobre los seres vivos, especialmente en cuanto a poblaciones, comunidades y ecosistemas. La ecotoxicología es un campo multidisciplinario, que integra la toxicología, la ecología y la química ambiental.El objetivo de esta aproximación es ser capaz de predecir los efectos de la contaminación para la acción más eficiente y efectiva para prevenir o remediar cualquier efecto de deterioro ambiental que pueda ser identificado. En aquellos ecosistemas que están perdiendo calidad ambiental por efecto de la contaminación u otras actividades humanas. Los estudios ecotoxicológicos pueden dar información para dar el mejor curso de acción para restablecer los bienes y los servicios ecosistemáticos”, fuente Wikipedia

– Cinamatos:

  • Octinoxate (Octyl Methoxycinnamate, OMC, Ethylhexyl Methoxycinnamate, EHMC): disruptor endocrino confirmado, persistente y bioacumulativo, se absorbe por la piel y puede aumentar la absorción de otras sustancias. Aparece en leche materna. Ecotóxico. Uno de los filtros más problemáticos hoy en día. Prohibido en Dinamarca en cremas para niños. Contamina ríos y afecta a las poblaciones de peces y otros animales acuáticos. Aparece en agua del grifo e incluso en alguna embotellada. Evitar Siempre.
  • Cinoxato (2-Ethoxyethyl-P-Methoxycinnamate): En desuso. Hay pocos datos sobre su seguridad. Evitar por precaución. (EWG 3 limited)

– Salicatos: Son más débiles, incrementan la potencia de otros absorbentes de radiación UVB. Mejor perfil de seguridad.

  • Homosalate ( 3,3,5-Trimethyl-Salicylate Cyclohexanol; 3,3,5-Trimethylcyclohexyl 2-Hydroxybenzoate): muy Contaminante, disruptor endocrino débil, se descompone con la luz en sustancia oxidantes y dañinas para la piel. Aumenta la absorción de otras sustancias. Evitar.
  • Octisalato (ethylhexyl salicilate, 2-Ethylhexyl 2-Hydroxybenzoate: es bastante seguro, se usa con frecuencia asociado a Avobenzone para alargar la duración de la protección. Se considera ecotóxico. Hoy por hoy es un filtro químico aceptable.

– Octocrileno (2-Cyano-3,3-Diphenyl acrylic acid, 2-Ethylhexyl 2-Cyano-3,3-Diphenyl acrylate): refuerza el FPS y mejora la resistencia al agua. Muy fotoestable. Causa reacciones alérgicas en pieles sensibles. Persistente y bioacumulativo en la vida salvaje, eco toxicidad. Si se puede, es mejor evitar en niños, embarazadas y pieles atópicas.

– Ensulizole (2-Pheny 1H-benzimidazole 5-Sulfonic acid, PBSA): en contacto con el sol libera radicales libres pudiendo dañar el ADN y potencialmente incluso contribuir a producir cáncer de piel. Evitar si es posible.

– 4-MBC (4-Methylbenzylidene Camphor) ( 1,7,7-Trimethyl-3- [ (4-Methylphenyl) Methylene] Bicyclo [2.2.1] Heptan-2-On)): disruptor endocrino, persistente y bioacumulativo. No autorizado en EEUU para cremas solares. Posible toxicidad tiroidea. Contaminante medioambiental importante, afecta a las poblaciones acuáticas. Evitar siempre.

– Benzofenonas: ampliamente utilizado aunque cada vez menos ya que es de los peores filtros químicos que existen, especialmente la Benzofenona-3 (BP-3) u Oxibenzona la cual tiene efectos como disruptor endocrino múltiple, es bioacumulativo, persistente en el medio ambiente, se asocia a reacciones fotoalérgicas, se absorbe en cantidades significativas por la piel, pasando a leche materna. Existen evidencias de neurotoxicidad y ecotoxicidad, afectando a muchas especies acuáticas. Con los datos actuales debería estar prohibido. El CDC lo encontró en el cuerpo del 97% de los estadounidenses analizados en un estudio. Evitar siempre.
Se puede encontrar con los siguientes nombres: benzophenone-3, (2-hydroxy-4-methoxyphenyl) phenyl- methanone; 2-benzoyl-5-methoxyphenol; 2-hydroxy-4-methoxybenzophenone;4-08-00-02442 (beilstein handbook reference); (2-hydroxy-4-methoxyphenyl) phenylmethanone; 4-methoxy-2-hydroxybenzophenone; advastab 45; ai3-23644; anuvex; b3; benzophenone

– Antranilatos: son absorbentes UVB débiles y principalmente absorbentes UVA, pero menos eficaces que las benzofenonas.

  • Avobenzona (Butyl Methoxydibenzoylmethane, Parsol 1798) Hoy por hoy es uno de los filtros químicos más seguros. Apenas produce alergias. Se degrada fácilmente con la luz solar perdiendo su eficacia, aunque puede estabilizarse con otras sustancias seguras como el Octisalato. Se considera ecotóxico. El más aconsejado por la Environmental Working Group.

– Mexoryl SX. Dialcanfor de tetraftalidina ácido sulfónico. Absorbente UVA amplio de eficacia similar a la avobenzona. También se considera seguro.

– Filtros de amplio espectro (UBA y UVB):

En los últimos años están apareciendo nuevos filtros que absorben, reflejan y dispersan la luz que son híbridos entre los filtros minerales y los químicos. Han sido creados para evitar los problemas de los antiguos filtros químicos, son de mayor tamaño, no se absorben, son poco alergénicos y por el momento se muestran seguros.
– Tinosorb M (Methylene bis-benzotriazolyl tetramethylbutylphenol) No se absorbe, es fotoestable, hay poco estudios sobre él. Es un posible contaminante medioambiental. No está permitido en USA. Filtro aceptable pero aconsejamos prudencia por falta estudios.
– Tinosorb S (Bis-Ethylhexyloxyphenol methoxyphenyl triazine: Fotoestable y no estrogénico. Hay pocos estudios sobre su toxicidad. Es aceptable pero aconsejamos prudencia por falta estudios. (EWG 0 limited) No está permitido en USA.
– Iscotrizinol (Uvasorb HEB, diethylhexyl butamido triazone) No hay datos. Es aceptable pero aplicamos el principio de prudencia.

2.1.3 Desventajas de los filtros químicos:

  • Según explica el catedrático de medicina Nicolás Olea, los 3 grandes grupos químicos que se utilizan en los protectores solares son benzofenonas, camcenos y oxicinamatos, y los 3 son antiandrogénicos y modifican el comportamiento de las hormonas sexuales.
  • Environmental Working Group y la IARC confirman con estudios científicos los posibles efectos negativos al utilizar muchos de estos filtros químicos. Como habéis podido leer en el listado detallado, en muchos casos los desaconsejan por completo.
  • El departamento de farmacología de la Universidad de Zurich ha denunciado que la mayor parte de los protectores solares farmacológicos tiene actividad hormonal y funcionan como disruptores endocrinos, afirmando que pueden producir graves problemas de salud, desde la deficiencia de síntesis de vitaminas hasta contribuir a enfermedades como el cáncer.
  • Pueden taponar la secreción del sudor: para que no se nos vaya la crema, dificultan la sudoración y añaden en su fórmula química el ácido protector que contiene el sudor sintetizado en laboratorio.
  • Eliminan la alarma natural de nuestro cuerpo: nuestro cuerpo se enrojece cuando la exposición al sol sobrepasa el límite de lo saludable. Este aviso natural del cuerpo no existe cuando usamos protectores solares químicos, por lo que nos exponemos al sol más tiempo del que es recomendable para nuestra salud.
  • Pueden impedir la síntesis de vitamina D: según expone Nicolás Olea, somos el país europeo con más deficiencia de vitamina D, a pesar de ser los que más tiempo nos pasamos al sol. El uso de filtros solares impiden que nuestro organismo sintetice correctamente la vitamina D, que obtenemos de la exposición a la luz solar.
  • Pueden contaminar el medio ambiente: están compuestos por sustancias químicas, en su mayoría derivadas del petróleo que pueden resultar tóxicas para el medio ambiente y para nuestra salud. Se contaminan los océanos debido a su uso y abuso en las playas. En particular, muchos de ellos son una gran amenaza ecológica para los arrecifes de coral.

2.1.4 Ventaja de un filtro químico:

  • Como gran ventaja afirmamos que son muy agradables desde el punto de vista cosmético ya que ofrecen texturas muy agradables, olores maravillosos (casi siempre van acompañados de perfumes sintético) y las cremas con estos filtros no dejan la piel blanquecina. Esta cosmeticidad más agradable nos ayuda en su aplicación y contribuye a que no resulte tan engorroso re-aplicarlos con frecuencia.

2.2 Filtros físicos (también llamados filtros minerales): una alternativa a los protectores solares con filtros químicos

Los filtros físicos, también conocidos como minerales o bloqueadores solares son polvos minerales inertes, como el óxido de zinc y el dióxido de titanio (los más usados) que se añaden a las cremas para que actúen como escudo/protector solar. Cada vez más marcas de cosmética convencional sustituyen los filtros químicos por estos filtros físicos/minerales ya que se ha demostrado que son mejor tolerados, producen menos alergias y son más respetuosos con nuestra piel y con el medio ambiente. Son los más seguros y recomendables, puesto que no se absorben por la piel en la mayoría de los casos. Actúan reflejando la luz ultravioleta, como si hiciesen una sombra sobre la piel.

2.2.1 ¿Cómo funciona un filtro físico?

  • Actúa como una pantalla reflejando la luz, de forma que los rayos rebotan.  Es decir, reflejan totalmente la radiación solar impidiendo que esta penetre en la piel y produzca enrojecimiento, quemaduras, etc.

2.2.2. Ingredientes habituales en cosmética como filtro físico y conclusiones sobre cada uno de ellos:

  • Los más utilizados son los minerales como el óxido de zinc y el dióxido de titanio.
  • También se utilizan el óxido de hierro o de magnesio, el silicio, talco, calamina, mica, caolin y  ictamol (menos comunes).
  • Deben ser utilizados en forma NO NANO para considerarlos seguros. Cuando un fotoprotector incluye nanopartículas debe estar indicado en su composición (más adelante hablaremos de las nanopartículas y de las nanopartículas encapsuladas).

2.2.3 Titanio y dióxido de titanio:

Curiosidades:

  • Muchas personas están familiarizadas con este ingrediente por ser un ingrediente activo en el protector solar pero desconocen cuán común y qué es exactamente el dióxido de titanio.
  • El dióxido de titanio puro es un polvo fino y blanco que proporciona un pigmento blanco y brillante. Se ha utilizado durante siglos en muchos productos industriales y de consumo como pintura, adhesivos, papel, plásticos, cauchos, dentífricos, jabones, agentes para el tratamiento del agua, productos farmacéuticos, protectores solares, maquillaje, etc.
  • El dióxido de titanio se produce de 2 formas principales:
    • La más habitual, la que comprende más del 98% de la producción total, es el pigmento de dióxido de titanio. Esta forma le proporciona excelentes propiedades de dispersión de la luz.
    • La menos habitual, la que comprende casi el 2%, es la forma en la que se produce dióxido de titanio como producto ultrafino (nanomaterial).
  • En maquillaje se utiliza el pigmento de dióxido de titanio para ayudar a ocultar las imperfecciones e iluminar la piel. El dióxido de titanio permite utilizar una capa más delgada de maquillaje y obtener el mismo efecto deseado.
  • El dióxido de titanio no es un ingrediente perfecto aunque sea mineral. El titanio es un metal y su peso específico g/cm3 es de 4,54 por lo tanto se considera un metal pesado pero no se debe confundir metal pesado con metal tóxico o nocivo. Aunque no haya un acuerdo de criterios, generalmente se considera “metal pesado” a aquel elemento con densidad mayor a 4,5 g/cm3.
  • Como curiosidad: el aluminio, que también es un metal, es un metal ligero 2,7 g/cm3 y numerosos estudios e investigaciones científicas reconocen que los desodorantes a base de hidróxido de aluminio pueden estar relacionados con cáncer de mama.
  • Metales nocivos: muchos metales son esenciales para la vida y necesitamos especialmente el hierro (anemia), cadmio, cobre, cromo y zinc pero en cantidades ínfimas. Sin embargo el exceso de metales en nuestro organismo es tóxico y acumulativo y por supuesto requiere de tratamientos para su eliminación (quelación). Vivimos rodeados de metales en nuestro entorno por eso debemos ser prudentes y tener precaución con todos ellos.

¿El dióxido de titanio es seguro?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE.UU evaluó la seguridad del pigmento de dióxido de titanio como aditivo colorante para su uso en alimentos, fármacos y cosméticos y como ingrediente en productos de protección solar. La FDA publicó una guía que aclara el uso seguro de pigmentos de dióxido de titanio como colorante en alimentos y estableció que el dióxido de titanio se puede utilizar con seguridad en los cosméticos.

El dióxido de titanio está incluida en la lista de la FDA de ingredientes activos aceptables en productos de protección solar. De acuerdo con la FDA los ingredientes activos del protector solar, como el dióxido de titanio, protegen la piel de rayos UV del sol.

*Curiosidad: 

En Europa y en algunos otros países, los filtros solares están regulados como cosméticos, no como medicamentos, y están sujetos a diferentes requisitos de comercialización. Cualquier protector solar vendido en los Estados Unidos está regulado como un medicamento porque hace un reclamo de medicamentos, para ayudar a prevenir las quemaduras solares o para disminuir los riesgos de cáncer de piel y envejecimiento prematuro de la piel causado por el sol.

¿Existe algún problema de salud asociado con la exposición al dióxido de titanio?

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer, IARC) ha clasificado el dióxido de titanio como “posiblemente carcinogénico para los seres humanos”, sobre la base de estudios que indicaron un aumento de tumores de pulmón en ratas relacionado con la inhalación de dióxido de titanio. Sin embargo, vastos estudios realizados en trabajadores de la industria de dióxido de titanio no sugieren una relación entre la exposición ocupacional al dióxido de titanio y un mayor riesgo de cáncer en los seres humanos.

Curiosidad:

Una gran parte del dióxido de titanio que tenemos en nuestro cuerpo no procede de la cosmética, procede de la comida. Bajo el nombre de E-171 y E-771 está presenten en quesos frescos, helados de nata, salsas de color blanco/blanquecino (tipo cremosas o griegas). Todo aquello extremadamente blanco suele llevar mucho dióxido de titanio que es el colorante más blanco del mundo y está presente en la pintura de la pared de tu casa casi seguro.

¿Cuáles son las diferencias entre el pigmento de dióxido de titanio y los nanopartículas de dióxido de titanio?

El pigmento de dióxido de titanio se fabrica con una distribución específica del tamaño de la partícula para optimizar la dispersión de la luz visible y mejorar la opacidad de la superficie. El dióxido de titanio se produce principalmente en la forma pigmentaria (más del 98 por ciento de la producción total), que hace uso de sus excelentes propiedades de dispersión de la luz para una variedad de aplicaciones que requieren opacidad y brillo.

Las nanopartículas de dióxido de titanio se elaboran deliberadamente en una distribución de tamaño de partículas mucho más pequeño en comparación con las partículas de pigmento, y son transparentes y más eficaces como absorbentes de luz ultravioleta o fotocatalizadores. La transparencia y su capacidad de absorber la luz ultravioleta permiten el uso eficaz como un ingrediente de protección en los protectores solares pero en forma de nanopartículas puede ser cancerígeno, por lo que debemos evitarlo en forma nano, así lo indica la IARC

Si quieres tener más información sobre el dióxido de titanio te recomendamos este artículo que es fácilmente comprensible, escrito por la periodista Nina Benito.

2.2.4 Óxido de zinc:

El óxido de zinc es, hasta el momento, el mineral menos perjudicial tanto para nuestra piel como para el medio ambiente. Es biodegradable y numerosos estudios científicos lo califican como un filtro muy seguro tanto en forma nano como no nano (nanopartícula), aún así también siempre se recomienda consumirlo preferentemente en forma no nano.

Uno de los “inconvenientes” de utilizar únicamente este filtro físico como protector solar es que a mayor capacidad de protección (mayor = más tiempo) más cantidad de óxido de zinc es necesaria con lo cual la cosmeticidad de la crema se ve un poco empeorada porque la textura “espesa” y no es precisamente lo que más nos suele gustar cuando compramos un protector solar. Lo queremos todo; queremos que sea 100% natural, que sea seguro, que sea saludable, que aplicarlo sea algo parecido como meterse dentro de un traje de astronauta para ser totalmente impermeables, queremos que tenga una textura extrasensorial, que huele a delicias, que no deje la piel blanca y que aunque hayan pasado horas, hayamos sudado, nos hayamos bañado… queremos que continúe funcionando y esto no es posible.

Consultas protectores solares solo con filtro físico óxido de zinc: Vive Sana (2 opciones), Mádara (salvo la BB Cream Corporal SPF15 todos los demás productos contienen solo filtro físico con óxido de zinc)

2.3 Filtros biológicos:

En los últimos años están apareciendo estudios sobre la efectividad de algunas plantas para proteger del daño inducido por la radiación solar. Los estudios más avanzados y de los que hay más datos de efectividad son el helecho Polypodium Leucotomos, catequinas del te verde, la silimarina del cardo mariano, polifenoles de semillas de uva negra.  En estudios de laboratorio se han mostrado capaces de absorber la radiación ultravioleta, tener efectos antioxidante, antinflamatorio e inmunomodulador, por lo que podrían formar parte de cremas más seguras, pero a día de hoy hacen falta más estudios que demuestren su efectividad real en la prevención del cáncer de piel, las dosis, modo de aplicación, etc.
Al principio de este artículos indicábamos que ** Aunque se nombren coloquialmente como un tipo de filtro solar (los filtros biológicos) no están reconocidos como filtros solares ya que el sistema y el protocolo de medición de filtros excluye estas investigaciones.

2.4 ¿Qué es una nanopartícula?

Una nanopartícula (nanopolvo, nanoracimo, o nanocristal) es una partícula microscópica con una dimensión menor que 100 nm que penetra con facilidad en nuestra piel, numerosos estudios científicos aconsejan siempre evitarlas.

Los filtros físicos, sobre todo el dióxido de titanio, tienen el inconveniente de que dejan la piel blanca al aplicarse, y de que espesan mucho las cremas haciendo difícil su extensión homogénea y resultando menos cosmética. Por ello en los últimos años se vienen sustituyendo por nanopartículas de estas mismas sustancias, que al ser más pequeñas son invisibles al ojo humano manteniendo su efecto protector. Pero a menor tamaño más facilidad para penetrar por la piel aunque esta esté integra, de atravesar el núcleo de la célula y afectar al material genético, pasar a la sangre o inhalarse con lociones en spray.

Existe mucha controversia sobre la seguridad a largo plazo de las nanopartículas que en general es desconocida, sobre todo por la falta de datos, por lo que es preferible evitarlas hasta que tengamos más información sobre su inocuidad. El propio término nanopartículas es muy amplio pues incluye cualquier tamaño de partícula menos a 100 nanómetros. Se sabe que partículas hasta 70 nm (micronizados) no son absorbidas por la piel integra y son completamente seguros, e incluso más pequeñas, hasta 40-50 nm. Estas mismas partículas inhaladas en polvos o sprays en cambios si que son tóxicas para la salud.

En cosmética se usan partículas incluso menores de 20 nm que son transparentes a la luz visible. En la etiqueta se puede ver si se utilizan nanopartículas o no, pues van el ingrediente va acompañado de la palabra (NANO). Algunas marcas de cosmética las recubren con silicio o dimeticona para evitar su absorción y otras han conseguido formulaciones sin nanoparticulas que no quedan tan blancas. De cualquier modo, la EWG considera incluso a los filtros físicos con nanoparticulas preferibles a los filtros químicos.

En los últimos años se está avanzando mucho sobre el “revestimiento” de nanopartículas de dióxido de titanio con el fin de poder elaborar protectores solares con un SPF más alto y que dejen la piel menos blanquecina y la textura menos densa. Este “revestimiento” consiste en recubrir la nanopartícula de dióxido de titanio con silicio para agrandar la partícula final.

2.5 Tabla orientativa sobre seguridad para la salud y le medio ambiente de los filtros solares de mayor uso

Tabla orientativa sobre seguridad para la salud y le medio ambiente de los filtros solares de mayor uso. www.drlopezheras.com
Tabla orientativa sobre seguridad para la salud y le medio ambiente de los filtros solares de mayor uso. Fuente: www.drlopezheras.com

2.6 Lista de los filtros ultravioleta admitidos en los productos cosméticos en la Unión Europea:

Filtros solares autorizados en Europa. Fuente Diario Oficial de la UE
Filtros solares autorizados en Europa. Fuente Diario Oficial de la UE
Filtros solares autorizados en Europa. Fuente Diario Oficial de la UE
Filtros solares autorizados en Europa. Fuente Diario Oficial de la UE

 

3. ¿En qué debo fijarme además de la composición para elegir mi protector solar?

A la hora de elegir un fotoprotector debemos tener en cuenta muchos aspectos como podéis haber comprobado, aunque una gran parte de este artículo se haya centrado sobre los diferentes tipos de filtros solares (es decir, sobre su composición) hay otros muchos factores también muy relevantes: el fototipo, el SPF, las particularidades de la piel, si te encuentras en alguna etapa especial de la vida como el embarazo o ser un bebé, el lugar donde se va a realizar la exposición solar, alguna alergia, enfermedades, etc.

3.1 Fototipo

¿Qué es el fototipo?

¿Qué es el fototipo?
¿Qué es el fototipo?

El fototipo son las características innatas que posee nuestra piel en cuanto a capacidad de adaptación y tolerancia a la radiación solar. Es decir, lo que determina si una piel se broncea o no, en qué grado lo hace y cuánto se quema ante una misma exposición solar. Ésta capacidad de “amortiguar” los efectos de los rayos solares está relacionada con los melanocitos, que son células con la capacidad de acumular pigmento de melanina. Cuanto mayor es esta capacidad, mayor fototipo cutáneo. Existen  6 fototipos definidos, pudiendo cada cual incluirnos en uno u otro según las características que aquí indicamos:

Fototipo I: se trata del tipo de piel más sensible al sol. Su capacidad para sintetizar melatonina es muy baja, por lo que casi no se pigmenta y se quema muy rápidamente. Se trata de personas de piel muy clara de aspecto lechoso, que suelen ser pelirrojos o rubios muy claritos, ojos azules, y con tendencia a tener pecas en la piel.

Fototipo II:  estas personas se queman fácil y de forma intensa, aunque pueden pigmentar ligeramente en exposiciones suaves y con protección. Normalmente presentan la piel clara, cabello rubio, ojos azules y a veces pecas.

Fototipo III: la piel este foto tiende a pigmentarse correctamente con el sol, quemándose de forma moderada en exposiciones intensas. Se trata de personas normalmente caucásicas con diferentes colores de ojos y pelo, de piel clara si no se exponen pero bronceadas en verano.

Fototipo IV: estas personas presentan ya de forma innata una piel de aspecto moreno y ojos y cabello castaños intensos u oscuros. Se queman moderada o mínimamente dependiendo de las circunstancias y tienen facilidad para pigmentar y ponerse morenas de forma rápida e intensa.

Fototipo V: este tipo de piel raramente se quema. Pigmenta de forma casi inmediata con la exposición solar y son personas con piel en tonos amarronados y pelo y ojos oscuros.

Fototipo VI: se trata de personas cuyo color de piel es muy oscuro o negro. No se queman nunca ante la exposición solar, excepto si presentan alguna lesión u anomalía en la piel, pigmentándose inmediatamente al ponerse al sol. Presentan ojos oscuros y cabello negro.

3.2 ¿Cómo saber si te estás quemando?

El proceso de quemadura solar comienza mientras estamos expuestos a la radiación, pero su intensidad aumenta aproximadamente una hora tras dejar de tomar el sol llegando a un máximo de actividad 24-48h después, por lo cual solemos presentar más dolor y enrojecimiento en los días justamente posteriores a una quemadura.

Es por ello que a veces es complicado o casi imposible detectar si nos estamos quemando o no, sobre todo en días en los que el sol nos “engaña” ya que estando nublado podemos tener un índice de radiación muy alto.

Cuando estamos al sol y comenzamos a notar cierto calor y enrojecimiento normalmente ya es tarde y la quemadura, aunque sea leve, ya se ha producido, dañando en mayor o menor medida células de nuestra piel.

Por ello no debemos confiarnos y siempre que nos expongamos al sol debemos hacerlo con protección y teniendo en cuenta factores, como el índice de radiación, nuestro fototipo de piel, el tiempo de exposición, etc.

3.3 ¿Por qué es tan importante la protección solar?

¿Qué significa SPF?
¿Qué significa SPF?

Cuando llega el verano, los medios de comunicación no dejan de bombardearnos sobre la importancia de aplicar algún tipo de protección solar por lo que casi todos sabemos que aplicar protector es fundamental para evitar diferentes tipos de cáncer de piel, especialmente el melanoma. Aún así nosotras queremos que no solamente sepáis que debemos protegernos, si no por qué debemos hacerlo.

Como ya sabemos, nuestra piel posee mecanismos para paliar este daño, aunque no siempre llegan a ser totalmente suficientes ni efectivos. Es en este momento, cuando nuestra piel no consigue reparar correctamente el ADN celular, cuando se da lugar a la producción de células precancerosas, que pueden ser el foco de un futuro tumor.

Además del cáncer cutáneo, existen otro tipo de lesiones que también son fruto de la radiación solar y que pueden resultar dañinas. No debemos olvidar que los rayos UVA y UVB producen alteraciones además de en el ADN, en las proteínas y otros elementos de la piel,  agrediendo su estructura y acelerando su proceso de envejecimiento, por lo que un bronceado muy intenso también es sinónimo de una piel más dañada.

Por todo ello en theCosmethics consideramos que la salud es lo primero, por lo que ante todo, debemos pensar en mantener una piel sana y cuidada, por lo que la prevención y la aplicación de fotoprotección debe ser constante cada vez que nos ponemos al sol.

3.4 Entonces… ¿Cuánto SPF necesito para no quemarme?

¿Cuánto SPF necesito para no quemarme?
¿Cuánto SPF necesito para no quemarme?

El factor de protección solar, o FPS (como lo verás reflejado en las etiquetas de cremas y otros productos), es un número que indica el número de veces que multiplica la protección natural que tiene tu piel frente a los rayos UVB, que son directamente cancerígenos. Esto, explicado con un simple ejemplo, quiere decir que si tu piel tarda 15 minutos tras exponerse directamente al sol en empezar a quemarse, un FPS de 30 tardará 15×30 minutos, es decir 450 minutos. ¿Qué pasa con los rayos UVA? Ya sabemos que son los responsables de otro tipo de daños, que también podrían influir en el cáncer de forma indirecta. El FPS no los tiene en cuenta a la hora de indicarnos protección frente a ellos pero la legislación europea obliga a que todos los protectores solares a la venta protejan sobre ambos tipos de radiación ultravioleta, por lo que en principio todos los protectores harán barrera ante ambos tipos.

Por tanto, un mayor factor de protección no siempre es sinónimo de mayor capacidad de impedir que la radiación dañe nuestra piel, si no que indica más bien el tiempo que durará ese efecto “protector” frente a la radiación UVB, de ahí la importancia de volver a aplicarnos crema de forma frecuenteAun así en pieles claras y muy sensibles al sol se recomienda un FPS alto para asegurar una protección continuada e impedir que los rayos ultravioleta provoquen daños sobre las células de la piel, ya que son pieles en las que éstos efectos son notables de manera más rápida.

4. ¿Cuál es el mejor protector solar para el planeta?

Cuando nadas con crema solar los productos que contiene tu protector pueden infiltrarse en el agua y terminan siendo absorbidos por los corales. La mayor parte de las veces estas sustancias contienen nanopartículas que pueden alterar la reproducción y los ciclos de crecimiento de los corales, lo que termina provocando blanqueos. Lo mismo sucede cuando te duchas o cuando utilizas cosméticos en formato aerosol (terminas aplicando producto a la arena y después esta termina en el agua).

Aún con prohibiciones gubernamentales, pueden utilizarse determinados tipos de protectores solares para protegerse de quemaduras y cáncer de piel.

«Recomendamos el uso de crema solar segura para los arrecifes, sin oxibenzona», afirma Peter Gash, director de Lady Elliot Island, cerca de la Gran Barrera de Cora

La opción más responsable y respetuosa es utilizar una crema solar segura para el medio ambiente.  Escoge protectores solares con base mineral que utilicen óxido de zinc o dióxido de titanio, partículas que no sean de tamaño «nano» y que los corales no pueden ingerir.

Alga Maris, Mádara y Vive Sana son dos opciones responsables en protección solar (tanto para tu piel como para el medio ambiente). Vive Sana y Mádara únicamente utilizarn óxido de zinc como filtro físico y no es nanopartícula.

Fuente: National Geographic 

5. ¿Cuál es el protector solar más efectivo?

No hay respuesta definitiva para esta pregunta; la respuesta apunta a que un protector solar con filtro físico no es tan completo como uno químico y que uno químico no es tan saludable como un físico. Cuando hablamos de eficacia en un protector solar tendemos a introducir todas estas peticiones para valorar la eficacia: seguridad e inocuidad, crema fácil de extender, práctica y rápida de aplicar, protección de la piel y respeto del medio ambiente. Hasta ahora parece que la mejor opción es aquella que tiene un filtro físico en una formulación fluida y fácilmente biodegradable (sería el caso de protección solar con solamente óxido de zinc, aunque no suelen tener una protección superior al SPF30).

Algunos estudios han demostrado que los protectores solares solo con filtros físicos no son capaces de alcanzar el factor de protección solar 50; en theCosmethics todavía no hemos descubierto el protector solar perfecto en crema (que sería algo así como una crema fluida, no grasa, no comedogénica, transparente, de textura fluida y muy fácil de extender con SPF superior a 50 para que también la pudiesen utilizar embarazadas y peques, con solo óxido de zinc y no nano y reforzado con filtros biológicos*).

*Se está investigando mucho sobre la capacidad de determinados extractos de plantas para potencias el efecto protector de los filtros químicos y físicos a través de mecanismos como absorción de radiación solar, efecto antinflamatorio y antioxidante e inmunomodulador. Ejemplo de estas investigaciones sería Alga Maris con su Alga-Gorria.

Aunque teóricamente el factor de protección de un filtro físico y un filtro químico es el mismo es muy posible que en cuanto a términos de efectividad, la combinación perfecta sea la unión de ambos filtros, es decir un protector solar que contenga filtro químico y filtro físico. ¿Por qué decimos esto? Estamos hablando en cuanto a términos de efectividad (no estamos teniendo presente otro puntos como composición, medio ambiente, etc)

  • Permitirían un reparto más homogéneo ya que la textura sería más ligera, fluida y fácil de aplicar.
  • Para zonas de alta exposición (rostro) o pieles extremadamente delicadas o claras necesitarán un SPF30 o 50 si se exponen al sol y se podría conseguir con una crema que combine un filtro físico con filtros químicos de los recomendados.
  • Para bebés, niñas y niños pequeños y embarazadas y/o si nos vamos a bañar en espacios naturales protegidos debemos utilizar una crema con filtro físico y preferiblemente con certificación y revisar que no contenga nanopartículas. Aquí la clave estará en la re-aplicación ya que el SPF nos protegerá durante menos tiempo (porque será menor también).

6. Conclusiones:

  • La mejor protección solar es tu sentido común, la sombra, sombrero y ropa adecuada.
  • No existe el protector solar perfecto; después de toda una vida utilizando protectores solares, estudiando composiciones, probando y formándonos creemos que la opción más beneficiosa y menos perjudicial y arriesgada tanto para ti como para el planeta es un protector solar con filtro físico y solo óxido de zinc reforzado con filtros biológicos. Dos opciones: Vive Sana y Mádara.
  • La conclusión anterior no es absoluta; para una piel que necesite una protección “total” (lo más alta posible) y que desea exponerse el sol un SPF30 puede no resultar suficiente.
  • Somos el país con más deficiencia de vitamina E, a pesar de ser los que más tiempo pasamos al sol.
  • Broncearte nunca debería ser una prioridad si quieres cuidar tu piel y evitar, en lo posible, el envejecimiento prematuro.
  • Resulta muy difícil catalogar filtros como totalmente seguros porque la seguridad depende siempre del riesgo. Una piel de un bebé de 8 meses no tiene el mismo riesgo que la de un adulto; la piel de una persona que se ha sometido a un tratamiento de radioterapia tiene más riesgo que la de un adolescente con acné y así podríamos continuar…
  • A día de hoy todavía no se ha descubierto ninguna crema que sea capaz de protegerte del sol al 100% (post redactado el 05/06/19)
  • Las cremas con filtros físicos son las más seguras, especialmente para niños, embarazadas y adolescentes.
  • El óxido de zinc es el filtro más seguro y saludable según la EWG y el dióxido de titanio también lo es siempre que se utilice preferiblemente en formulación sin nanopartículas.
  • Entre los filtros químicos más seguros hasta el día de hoy tenemos la Avobenzona, Octisalato, Mexoryl SX y los Tinosorbs S y M.
  • Evita siempre los siguientes filtros químicos benzophenone-3, octyldimethyl-PABA, Homosalate, Octisonate y Methyl-benzylidene camphor.
  • El sol en sí mismo no es un enemigo, es necesario.

 

Loading cart ⌛️ ...