Consejo Médico

Claves para llevar a cabo una dieta sana

Mantener una dieta sana es uno de los pilares básicos para mantener cuerpo y mente en buen estado. Además nuestra piel es la cara externa de nuestro organismo y va a ser reflejo de todos nuestros malos hábitos alimenticios. En Cosmethics queremos proponeros analizar vuestra dieta y ver si de verdad estáis haciendo todo bien para llevar una alimentación saludable.

Claves para llevar a cabo una dieta sana

Claves para llevar a cabo una dieta sana

Llevar una dieta sana a día de hoy no es tan fácil y requiere cierta voluntad por nuestra parte para tomar consciencia de lo que nos llevamos a la boca en cada momento. La falta de tiempo, la publicidad y nuestro entorno hacen que cada vez más caigamos en la trampa de la comida rápida y basura, que nos aporta multitud de calorías pero gran carencia de nutrientes.En Cosmethics os planteamos algunas preguntas para que analicéis vuestra dieta y veáis si de verdad coméis sano:

¿Bebes suficiente agua? Lo ideal en una dieta sana sería que tomáramos entre 1’5 y 2 litros de agua al día, lo que vienen siendo unos 6-8 vasos de agua al día. Cada célula de nuestro cuerpo necesita agua para su correcto funcionamiento. El agua hidrata, limpia y elimina toxinas de nuestro organismo. Aunque a veces no le damos la suficiente importancia no debemos olvidar que conforma el 60% de nuestro peso corporal y que es el primer elemento fundamental para mantener nuestra salud.

¿Te saltas alguna comida? Las prisas y los malos hábitos hacen que muchísima gente se salte alguna comida del día, especialmente el desayuno. Hacer 5 comidas diarias es importante para mantener nuestros niveles de glucosa estables a lo largo del día y  evitar atracones innecesarios.

¿5 frutas y verduras? Desde pequeños nos enseñaron este mandamiento, pero ¿de verdad tomas un mínimo de 5 al día? Las frutas y verduras nos aportan gran cantidad de vitaminas y elementos esenciales, además de fibra y agua. Incluir fruta y verdura fresca en nuestra dieta garantiza este aporte y resta lugar a otro tipo de alimentos más dañinos.

¿Incluyes cereales integrales en tu dieta? El exceso de refinados es uno de los problemas de la dieta moderna e industrializada. Los alimentos procesados están llenos de almidones y harinas refinadas que entrañan riesgos como la diabetes y la obesidad. Cuando más fina y blanca es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene. Pan, pasta y arroz integrales deberían formar parte de una dieta sana.

¿Y legumbres? Las grandes olvidadas en la cocina moderna. Su sabor, necesidad de preparación y su “pesadez” por la frecuente asociación en platos con muchas grasas y carne,  hace que las vayamos apartando de nuestro menú. Las legumbres son riquísimas en vitaminas y minerales y además son una gran fuente de  carbohidratos complejos, al igual que los cereales. Tienen un alto porcentaje de proteínas de calidad y además contienen fibra y son bajas en grasa.

¿Comes suficiente pescado? Nuestra dieta semanal debería incluir un mínimo de 3 raciones de pescado o marisco. Los pescados son ricos en vitaminas y minerales y aportan proteínas de calidad, al igual que la carne, pero con menos grasa y más saludable. Los mejores son los azules y de pequeño tamaño -por estar menos contaminados y contener mayores cantidades de ácidos grasos Omega 3-. Estos ácidos grasos además de tener un efecto antiinflamatorio, disminuyen los niveles de triglicérios y colesterol, previenen la arterioesclerosis y nos protegen frente a accidentes cardiovasculares.

¿Comes demasiados azúcares? La dieta actual suele estar plagada de alimentos ricos en azúcares simples, que aportan glucosa de forma rápida, pero ningún nutriente de calidad, son las llamadas “calorías vacías”. Muchas veces picamos sin darnos cuenta en productos azucarados para calmar el hambre entre horas sin pensar en el riesgo que supone hacer esto de manera habitual. Este tipo de azúcares están considerados una de las causas de diabetes, obesidad y otros problemas de salud.

¿Abusas de la comida basura? Echa un vistazo a tu nevera… ¿cuantos productos industriales elaborados hay en ella? Cuando hacemos la compra no solemos fijarnos en qué ingredientes exactamente lleva cada producto ni en qué porcentaje de azúcares, almidones, grasas o aditivos contienen. Muchas veces creemos que seguimos una dieta sana, cuando en realidad no es así y llenamos nuestra nevera de productos “light” pseudo-saludables, que limpian nuestra conciencia, pero no nuestro cuerpo.

¿Demasiadas grasas no saludables? Fritos, aceites vegetales refinados, carnes, embutidos, margarinas, lácteos… Las grasas animales y sobre todo las grasas “trans” de procedencia vegetal van directas a nuestras arterias aumentando nuestro riesgo cardiovascular. Prefiere el aceite de oliva (siempre virgen extra y de primera presión en frío) y otras grasas saludables como las de los frutos secos o el aguacate.

Estas son algunas de las preguntas que puedes hacerte para evaluar la calidad de tu dieta y los pilares más básicos de una dieta sana. En próximas entradas profundizaremos más sobre temas concretos y daremos consejos específicos para mejorar vuestra alimentación y llevar una dieta sana y saludable.

Photo from: http://thepioneerwoman.com/cooking/2014/10/beautiful-roasted-vegetables/

También te puede interesar

1 Comment

  • Reply
    Dietas: ¿por qué fracasan? -The Cosmethics Blog-
    10/21/2014 at 00:47

    […] dieta saludable van a ser a largo plazo. No debemos de frustrarnos si al principio no notamos los beneficios esperados. Además, no debemos olvidar que, para que una dieta sea efectiva, debemos acompañarla de una […]

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.