En Europa sí se experimenta en animales
Editor’s News

En Europa sí se experimenta en animales

La directiva 2003/15/CE fue muy clara respecto al testeo en animales y el titular en prensa quedó muy bonito, pero lo cierto es que Europa todavía se experimenta en animales. La propia ley dejó vacíos y permisos “especiales” que hacen que hoy en día todavía existan decenas de productos de higiene y cosméticos testados en animales. 

En Europa sí se experimenta en animales
En Europa sí se experimenta en animales

¿Sabías que la mayor parte de productos de higiene (geles de ducha, champús, compresas, tampones, dentífricos, colutorios…) sí han involucrado el sufrimiento de miles de animales? ¿Por qué sigue pasando esto?

 

Esto sucede básicamente porque la misma ley que prohibió la experimentación sobre animales con fines cosméticos dejó varios “vacíos” donde no son tan “estrictos”. ¿Cuáles?

Casos en los que sí se puede experimentar y torturar animales:

  1. Sí los cosméticos son importados de fuera de la Unión Europea esta ley no es aplicable; la UE únicamente se “preocupa” de que en Europa no se experimente pero no ponen peros a la venta de productos que sí hayan sido testados en animales. Esto quiere decir que los cosméticos importados de países asiáticos dónde sí es obligatorio el testeo en animales se venden sin problema ni restricción en Europa.
  2. Si un producto cosmético contiene algún ingrediente de otro sector (limpieza, farmacéutico, etc) no hay restricción porque la ley indica que está prohibida la experimentación en animales con “fines cosméticos” y según la ley esos ingredientes (muy frecuentes en cosmética convencional) no pertenecen directamente al sector “cosmético” y por lo tanto no son para “fines cosméticos”.Y esto afecta prácticamente a todos los productos de higiene convencionales que contiene químicos y tóxicos muy presentes en el sector de la limpieza. Por lo tanto lo más seguro es que un dentífrico convencional, un gel de ducha convencional y un desodorante convencional -además de contener un montón de ingredientes dañinos para tu salud- tienen detrás mucho sufrimiento animal.
  3. Si una empresa alega y consigue demostrar que no tiene los recursos suficientes para su desarrollo sin experimentación, puede solicitar un permiso europeo para continuar con la práctica.
  4. Si una empresa europea comercializa sus productos en otros países en los que sí es obligatorio algún test de toxicidad si puede realizar experimentos sobre animales en Europa. La ley sólo se ocupa de aquello que se produce y vende en Europa, más allá de las fronteras…

Todas estas “excepciones” que están en el aire, y de las que apenas se habla, en teoría tienen fecha límite: año 2023. En teoría, a partir de ese momento se podrá decir que en Europa no hay experimentación para fines cosméticos.

Aunque nos centremos en cosméticos la verdad es que diariamente se realizan experimentos sobre animales. Sectores de higiene, limpieza y alimentación realizan continuamente tests de toxicidad y no hay ninguna ley que lo prohíba (aunque de esto no se habla).

 

¿Qué te parece que la comida que come tu perro haya sido testada en otros animales? ¿Y que un dentífrico convencional haya sido testado en la retina de un conejo? ¿O que una crema de afeitado haya supuesto la decena de muertes de conejos?

¿Qué puedo hacer yo en mi día a día?

  1. Informarte y mantenerte actualizado. El listado de marcas y empresas es inmenso por eso no viene nada mal tener en tu móvil una app* con la que puedas escanear el producto o teclear su nombre para saber qué hay detrás de eso.
  2. Consumo responsable: si sabes que un producto (alimento, higiene, cosmético…) contiene un tóxico no lo consumas. Lo más seguro es que detrás de eso haya un test de toxicidad en el que han sufrido decenas de animales. ¿Por qué consumir algo que implica sufrimiento si existe una alternativa?

Por supuesto, ninguno de nuestros productos ha sido testado sobre animales.

*App: Bunny Free

Loading cart ⌛️ ...