Consejo Médico

¿Es lo mismo un suplemento que un superalimento?

En theCosmethics somos muy conscientes de la importancia que tiene la alimentación y de la influencia sobre la salud y el estado físico y mental que tiene todo aquello que ingerimos. Es por eso que nunca dejamos de aconsejaros en este campo y de acompañar muchos de nuestros consejos para el cuidado de la piel de recomendaciones alimentarias o de suplementación.

Pero, ¿tenemos claro qué es un suplemento y para qué sirve? ¿Cuál es la diferencia con un superalimento? ¿Escogemos siempre los suplementos más adecuados para nuestro problema? Hablaremos de todo esto e intentaremos daros una pequeña guía de uso de suplementación para algunos problemas comunes con la intención de guiar sobre qué carencia o necesidad es la más común en cada uno de ellos. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que el objetivo de todo esto no es sustituir ningún tratamiento médico, si no tener un apoyo de forma preventiva o como ayuda terapéutica que nos aporte aquello de lo que es más fácil carecer en caso de padecer alguno de estos problemas.

¿Qué es un suplemento?

¿Qué es un suplemento?

 

¿Qué es un suplemento?

Un suplemento alimenticio es un preparado destinado a aportar uno o varios nutrientes concretos (vitaminas, oligoelementos, proteínas…) que pueden estar faltando en nuestra dieta, siendo insuficientes o consumiéndose en exceso por parte del organismo.

Pueden tener varios usos, como por ejemplo las vitaminas del grupo B, que las podemos tomar para problemas de muy diversa índole, o ser específicos para tratar o prevenir algo en concreto, como es el caso de preparados con varios componentes destinados a fortalecer el sistema inmunológico. Los suplementos alimenticios no son sustitutos de ningún alimento y por lo tanto no deben ser considerados como tal. Debemos de tener presente en todo momento que nuestra dieta debe ser completa y equilibrada, rica en alimentos que nos nutran de vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios. Los suplementos deben de suponer un simple aporte “extra” en momentos en los que podemos estar sufriendo algún tipo de necesidad concreta. Pongamos el ejemplo de los probióticos, que refuerzan la flora bacteriana de nuestro intestino y por lo tanto nuestro sistema inmune. En nuestro día a día es importante cuidar nuestra flora y tomar algún alimento fermentado que ayude a reforzar nuestra flora, como puede ser el kéfir. Aún así, en un momento dado como puede ser la necesidad de la toma de un antibiótico, esta flora puede verse afectada, necesitando nuestro cuerpo un “extra” puntual y siendo entonces positiva la toma de probióticos como suplemento.

¿Qué diferencia hay entre un suplemento y un superalimento?

Un superalimento es un alimento concreto que por sus propiedades bioquímicas contiene una gran cantidad de determinados nutrientes. Esto quiere decir que se trata de alimentos que  consumidos con frecuencia tienen la capacidad de aportarnos gran cantidad de determinados nutrientes beneficiosos para nuestra salud. De todas formas, son cantidades no cuantificables y por lo tanto, es difícil o casi imposible saber por ejemplo cuánta vitamina C nos estamos tomando si comemos un plato de ensalada de col cruda todos los días.

Aún así pueden ser utilizados de forma dirigida para prevenir ciertos problemas y mantener una salud adecuada. Una dieta saludable y que además incorpora un porcentaje moderado de éste tipo de alimentos, siempre va a ser mucho más completa y nos aportará más cantidad de nutrientes y micronutrientes necesarios que una rica en alimentos altos en calorías pero con poca calidad nutricional.

¿Es aconsejable tomar suplementos de forma continuada?

La respuesta es NO. Los suplementos alimenticios, aunque son sustancias que se venden sin prescripción médica, también pueden tener sus contraindicaciones e incluso, podrían alterar la efectividad o metabolismo de medicamentos que estemos tomando. Evidentemente hay suplementos más inocuos que otros, pero siempre cabe la posibildad de estar excediéndonos en el aporte de una sustancia que no es necesaria y supone una carga para nuestro organismo.  Por ello es importante consultar siempre a un profesional y saber qué estamos tomando, para qué sirve y si verdaderamente lo necesitamos.

También debemos tener en cuenta que no siempre es necesario tomar un suplemento y que si lo que queremos es simplemente asegurarnos de que nos mantenemos sanos y prevenir ciertos problemas, puede bastar con saber qué sustancia es la que tenemos que asegurarnos de aportar y qué alimento o superalimento nos la puede proporcionar.

La próxima semana abordaremos detalladamente qué alimentos nos pueden servir para prevenir o ayudar en función de la carencia o problema de salud que podamos tener.

 

También te puede interesar