Sin categoría

¿Es necesario utilizar protección solar en invierno?

¿Debo utilizar protección solar en invierno? ¿Qué diferencias hay entre la radiación de invierno y verano? ¿Cuándo debo protegerme más? ¿Qué puede pasar si no utilizo protección solar en invierno? ¿Dejo de absorber vitamina D si llevo protección solar? Resolvemos todas estas consultas en este artículo.

1. ¿Debo utilizar protección solar en invierno?

Sí. Es una pregunta muy habitual y casi siempre cometemos el error de restarle importancia al sol de invierno. Aunque una gran parte de los días de otoño e invierno esté nublado no debemos olvidar que el sol sigue  incidiendo en nuestra piel. Su efecto sigue siendo el mismo aunque no haga sol.

2.  ¿Qué diferencias hay entre la radiación de invierno y verano?

La principal diferencia está en el tipo de radiación. A finales de primavera y verano la radiación predominante es la B (los rayos UVB). Decenas de estudios científicos indican que la exposición constante y sin protección a la radiación de los rayos UVB puedes ser responsable de quemaduras en la piel e incluso de la aparición de un cáncer de piel.

En cambio en invierno esto cambia ligeramente; así como en verano la radiación predominante es la de los rayos UVB en invierno esta radiación se reduce para dar paso a la A (rayos UVA) que son los responsables del envejecimiento de la piel.

La Academia Española de Dermatología recomienda utilizar siempre protección solar. En invierno recomiendan una crema hidratante con SPF15 o superior. Si vas a la nieve aconsejan utilizar mayor SPF, ideal 50.

Ver productos faciales con factor de protección

3. ¿Cuándo debo protegerme más?

Debemos proteger nuestra piel durante todo el año; en función del lugar, tiempo y exposición deberemos elegir nuestro protector solar. El tipo de radiación y el número de SPF serán 2 factores importantes a la hora de elegir un protector. Por supuesto también deberemos obedecer a las necesidades de nuestra piel.

El factor de protección solar, o FPS (como lo verás reflejado en las etiquetas de cremas y otros productos), es un número que indica el número de veces que multiplica la protección natural que tiene tu piel frente a los rayos UVB.

Esto, explicado con un simple ejemplo, quiere decir que si tu piel tarda 15 minutos tras exponerse directamente al sol en empezar a quemarse, un FPS de 30 tardará 15×30 minutos, es decir 450 minutos. Estos datos nunca aconsejamos tomarlo al piel de la letra ya que nuestra experiencia y formación nos indica que a partir de 2 horas un protector solar puede dejar de ser efectivo. Lo mismo sucede con el sudor o con el deporte acuático. Si sudas mucho debes reaplicar tu protector solar con mayor frecuencia.

¿Qué pasa con los rayos UVA?

Normalmente las cremas con SPF (FPS) no los tiene en cuenta a la hora de indicarnos protección frente a ellos pero la legislación europea obliga a que todos los protectores solares a la venta protejan sobre ambos tipos de radiación ultravioleta, por lo que en principio todos los protectores harán barrera ante ambos tipos.

Si quieres informarte mucho más sobre los tipos de radiación te recomendamos que leas con calma este artículo de nuestro magazine.

4. ¿Qué puede pasar si no utilizo protección solar en invierno?

Es muy difícil indicar con exactitud qué puede suceder si no utilizas protección solar en invierno. El resultado de esta decisión puede verse alterado por la cantidad de sol al que te expones, por las horas a las que decides estar al sol sin protección solar y por el tipo de radiación.

A priori nuestra experiencia sí nos ha demostrado que la piel tiene memoria, y que el sol envejece y mancha la piel. En algunas personas esto se manifiesta relativamente rápido y en otras no. 

Nuestra recomendación es que en peques y adultos con piel muy sensible siempre se utilice protección solar. Si haces deporte al aire libre y vas a la nieve no lo dudes, utiliza protección solar y aplícalo varias veces.

Ver productos faciales con factor de protección

5. Protección solar y vitamina D

Por desconocimiento a veces escuchamos que si utilizamos protección solar no seremos capaces de sintetizar vitamina D. Esto no es correcto

Para que nuestra piel sintetice la cantidad necesaria de vitamina D «basta con exponer el 25% de nuestro cuerpo durante 5 minutos», asegura la doctora Lorea Bagazgoitia, especialista en Dermatología del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo.

«La recomendación debe ser utilizar protector solar, sombrero o ropa con factor de protección solar, en especial entre las 11:00 y las 17:00. Entre el sol que recibimos en las horas no puntas y nuestra imperfección al usar los fotoprotectores, el cuerpo recibe suficiente UVB para sintetizar la vitamina D». E insiste en la importancia de escudarse ante los rayos UV: «Reduce el daño en la piel, previniendo las quemaduras y el cáncer de piel».

También te puede interesar