DIY: DO IT YOURSELF

DIY: Jabón de glicerina y caléndula

Pronto llegará el otoño y con él las largas tardes de lluvia en casa (que no nos gustan nada). Pero eso no tiene por qué ser sinónimo de aburrimiento. En Cosmethics os proponemos un plan muy divertido: elaborar un jabón de glicerina en vuestra casa. Veréis que es sencillo y además puede ser una buena actividad para realizar con los peques de la casa. Emplearemos aceite de caléndula y cúrcuma, con propiedades calmantes e antiinflamatorias ideal para ellos y un ligero aroma a naranja que les encantará.

Cómo hacer un jabón de glicerina y caléndula

Cómo hacer un jabón de glicerina y caléndula

La glicerina o glicerol es un alcohol resultante de la degradación de las grasas en procesos como puede ser el de saponificación. Por eso, cuando realizamos un jabón de aceite y sosa obtenemos jabón y glicerina. La mayor parte de la que se encuentra en el mercado procede de la industria química y es un derivado del petróleo, aunque podemos obtener glicerina de origen vegetal. De todas formas es una sustancia que además de limpiar y blanquear, hidrata en cantidad y es muy bien tolerada, ya que tiene un pH ligeramente ácido, similar al de nuestra piel. Los jabones de glicerina son muy fáciles y rápidos de hacer, además de ser seguros y aptos para toda la familia, por eso os animamos a que probéis con esta receta.

QUÉ NECESITO:

– 250 g de base de jabón de glicerina (sin sulfatos). Intentaremos que sea de origen ecológico, aunque a veces esto puede resultar difícil de encontrar

– 20g de aceite macerado de caléndula

– 1 cucharadita de miel

– Aceite esencial de naranja

– Pétalos secos de caléndula

– Una cucharada de cúrcuma

– Alcohol de 96º en spray

– Molde de silicona

CÓMO HACER UN JABÓN DE GLICERINA Y CALÉNDULA:

1. Primero debes derretir la glicerina. Para ello caliéntala al baño maría prestando atención de que no hierva. También puedes emplear el microondas.

2. Una vez derretida debes añadir el aceite de caléndula y la cúrcuma y remover bien con una cuchara de madera o una espátula de plástico resistente al calor.

3. Cuando la mezcla presente un aspecto bien homogéneo añade los pétalos de caléndula y unas gotas de aceite esencial para perfumar.

4. Vuelve a mezclar y vierte la mezcla en los moldes antes de que se endurezca. Rocía con un poco de alcohol en spray. esto evitará que queden burbujas. En 24 horas tendrás tu jabón listo para usar.

NOTAS COSMETHICS:

– El aceite de caléndula, además de hidratante, tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias, por lo que es ideal para su uso en niños y en pieles sensibles o irritadas
– La cúrcuma, además de servir como colorante, también tiene propiedades antiinflamatorias, que harán que sea éste un jabón súper suave.

– Si no tienes aceite de caléndula puedes emplear aceite de almendra dulce, ya que también es muy hidratante y bien tolerado.

– Puedes sustituir los pétalos secos por ralladura de naranja seca. Obtendrás un jabón con un toque exfoliante.

– Una vez has aprendido el mecanismo para realizar un jabón de glicerina, ya puedes dejar volar tu creatividad. Es cuestión de probar nuevas formas, colores y fragancias.

– Puedes encontrar material para elaborar jabones en tiendas de artesanía, parafarmacias o tiendas online. Intenta informarte sobre los aditivos que empleas y que estos sean lo más naturales e inocuos posibles.

– Existen moldes de silicona de multitud de formas, perfectos para darle un toque divertido a tus tardes de jabón con los más pequeños. En este caso también puedes emplear la cáscara de media naranja vacía como molde. Quedará súper original.

Photo from: https://www.pinterest.com/pin/263742121903171495/

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.