Consejo Médico

La menopausia y la osteoporosis

La menopausia, aunque es un proceso totalmente normal y natural que se da lugar en todas y cada una de las mujeres, puede conllevar una serie de desajustes que muchas veces comprometen su salud y/o su bienestar. Hoy hablaremos de la osteoporosis, una dolencia muy asociada a la menopausia y que causa una pérdida de masa ósea que puede desembocar en fragilidad de los huesos y fracturas.

Incorpora en tu dieta frutos secos y pescado azul.

Incorpora en tu dieta frutos secos y pescado azul.

QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS:

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la pérdida de masa ósea. Los huesos, que en su interior son como esponjas rígidas, van perdiendo estas trabéculas y se van formando “huecos” o “poros” que debilitan su estructura interna. Ésto sucede porque existe una mayor velocidad de pérdida ósea que de regeneración, por lo que paulatinamente los huesos van perdiendo densidad.

La osteoporosis puede tener múltiples causas: hormonales, toma de medicamentos, gastrointestinales, tumores… pero la más común y que afecta a más personas es la asociada a la menopausia.

La osteoporosis por sí misma no causa dolor ni sintomatología alguna. Es por eso que muchas mujeres la padecen sin darse cuenta hasta que se produce una fractura que delata el problema.

POR QUÉ DURANTE LA MENOPAUSIA:

La menopausia, que es el cese de la menstruación y por lo tanto de la edad fértil de la mujer, viene acompañada de varios síntomas que pueden ser más o menos intensos en cada mujer. Esto se debe al cambio hormonal que se produce, en que los estrógenos y la progesterona disminuyen, afectando tanto a la fertilidad como a otras partes del organismo.

En lo que al esqueleto se refiere, es esta falta de estrógenos la que se relaciona directamente con la pérdida ósea, haciendo tan común en las mujeres menopáusicas la presencia de osteoporosis.

QUÉ OTROS FACTORES PUEDEN INFLUIR:

El mantenimiento de un esqueleto fuerte y nutrido no depende solamente de los estrógenos. La falta de calcio y vitamina D también aceleran el proceso de pérdida ósea, así como la carencia de otras vitaminas y minerales como el magnesio.

También el consumo de tabaco y alcohol,  o una vida sedentaria pueden debilitar nuestros huesos haciéndolos más frágiles.

CÓMO SÉ SI TENGO OSTEOPOROSIS:

Como ya comentamos, la osteoporosis es una enfermedad silente, que se manifiesta cuando ya está avanzada en forma de alguna fractura. Las analíticas de sangre u orina no son válidas para su diagnóstico y únicamente la densitometría ósea es una prueba de certeza. Ésta es una prueba que emplea los rayos-X para medir la densidad de los huesos. Está indicada en todas las mujeres mayores de 65 años o mujeres menopáusicas menores de 65 que hayan tenido alguna fractura o que presenten algún factor de riesgo asociado a la osteoporosis

QUÉ PUEDO HACER PARA PREVENIR LA OSTEOPOROSIS:

La osteoporosis y otros síntomas de la menopausia pueden reducirse si mantenemos un estilo de vida saludable, centrado en una dieta adecuada y un modo de vida activo. Estas son algunas claves para llevarlo a cabo:

1. Aporta calcio a tu dieta: Los lácteos son una buena opción para ello y cuanto más frescos mejor. Recuerda que el proceso de uperisado de la leche reduce el calcio disponible en ella, convirtiéndola en un alimento bastante pobre. Prefiere el yogurt, el kéfir o el queso fresco y ecológico, que además de calcio aportarán otros nutrientes muy beneficiosos en esta época y son más fáciles de digerir. Además de los lácteos, o si no consumes estos, existen muchos otros alimentos que nos aportan calcio y que no son tan conocidos por este motivo. Las coles, las algas, las espinacas, las cebollas, los frutos secos, el pescado azul y el marisco, son algunos de los más ricos en este mineral.

2. Asegúrate de que también aportas vitamina D: Para ello lo único que necesitas es la luz del sol. Son necesarios un mínimo de  entre quince y veinte minutos diarios de luz solar para sintetizar esta vitamina, necesaria para que los huesos absorban el calcio. No te quedes en casa. Sal a pasear un rato, toma el aire o realiza alguna actividad diaria al aire libre. Esto ayudará  a que tus huesos se mantengan más fuertes.

3. No dejes de lado otros aspectos de la alimentación: Los huesos, además de calcio y vitamina D también necesitan de otros nutrientes. Uno de ellos es el magnesio, que ayuda a mantener tanto nuestro sistema esquelético como el nervioso en buen estado. Los frutos secos, la levadura de cerveza o el cacao puro son alimentos que lo contienen. A su vez el consumo de azúcares y harinas refinados, de alcohol, de tabaco y de grasas no saludables pueden perjudicar nuestro sistema esquelético. En la menopausia es fundamental asegurar un aporte adecuado de proteínas de calidad, que mantengan nuestro sistema musculoesquelético fuerte y grasas saludables como el aceite de oliva, el aguacate o el pescado azul. Mantener una buena alimentación también te ayudará a mantener tu peso dentro de márgenes saludables, ya que durante la menopausia el metabolismo se ralentiza y la grasa se acumula más fácilmente sobre todo en la zona central del cuerpo.

4. Practica ejercicio físico: Moverse es fundamental para prevenir dolencias musculoesqueléticas. Puedes practicar algún deporte como el running, el aerobic o la natación, pero también puedes caminar, bailar, practicar yoga, pilates o cualquier ejercicio que implique movimiento de todo el cuerpo. Tómalo como una rutina semanal, para evitar caer en el sedentarismo, que acelerará el proceso de deterioro de tus huesos y músculos y puede llevarte a un aumento de peso innecesario.

5. Evita el tabaco y el alcohol: Estas sustancias, además de ser dañinas para otras partes de nuestro cuerpo, también deterioran nuestros huesos. Dejar estos y otros hábitos tóxicos mejorará tu salud en todos los aspectos.

6. Cuida tus posturas y evita riesgos: Mantener una buena postura a la hora  tanto de descansar como de moverte, ayudará a cuidar tu cuerpo y a reducir el riesgo de caídas o lesiones. Intenta evitar ciertos riesgos que comprometan tu estabilidad como las alturas o superficies irregulares que puedan facilitar una caída.

7. Vigila tu salud y supleméntate si es necesario: Visitar a tu profesional médico de forma regular para que evalúe tu estado de salud ayudará a llevar un control sobre el riesgo de sufrir osteoporosis. Realizarás las pruebas de control necesarias, estarás aconsejada sobre éstas y otras medidas preventivas que puedas tomar y además así sabrás si presentas alguna carencia mineral o vitamínica y si es necesario tomar algún suplemento para suplirla.

 Photo from: https://www.pinterest.com/pin/109493834664402875/

También te puede interesar

1 Comment

  • Cansancio, estrés, migrañas, bajo estado de ánimo ¿Qué superalimento debo tomar? Parte I – Sabbara
    05/27/2018 at 10:37

    […] MENOPAUSIA: la menopausia es una fase normal y fisiológica en el ciclo de una mujer, pero que no deja de ir acompañada de un variado conjunto de síntomas más o menos intensos que pueden resultar desagradables para muchas personas. Un suplemento que funciona muy bien en esta etapa es el aceite de onagra y ello se debe a su aporte equilibrado de ácidos grasos Omega 9-6-3, junto con otras sustancias beneficiosas. Los ácidos grasos del aceite de onagra tiene un efecto rejuvenecedor sobre la piel y además reduce las manchas. Está contraindicado su uso en caso de tratamientos con antiepiléticos, anticoagulantes o en caso de intervención quirúrgica. […]

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.