Consejo Médico

¿Es bueno consumir leche de vaca? Alternativas a la leche de vaca (I)

En Cosmethics queremos profundizar un poco en un tema bastante controvertido y sobre el que existen multitud de opiniones y opciones a la hora de consumir: la leche. Sois muchas las personas que nos consultáis sobre este aspecto y su influencia sobre nuestra piel y nuestra salud, por lo que queremos dar respuesta a vuestras dudas. 

Hoy son muchas las personas con intolerancias, alergias u otro tipo de cuestiones por las que buscan una alternativa saludable a la tradicional leche de vaca. Por eso queremos hablar sobre qué propiedades y efectos sobre el organismo tienen los diferentes tipos de leche más comunes en el mercado, tanto animales como vegetales, para orientaros a encontrar vuestra mejor opción. ¡Tomad nota!

LECHE DE VACA Y OTRAS LECHES DE ORIGEN ANIMAL:

Alternativas a la leche de vaca

Alternativas a la leche de vac

LA LECHE DE VACA:

Hoy en día es la que más se consume y más fácilmente se puede encontrar en el mercado. Aunque es un alimento bastante completo en cuanto a nutrientes y ciertas vitaminas, debemos saber que la leche de vaca está hecha para ser el alimento ideal de los terneros y no de las personas humanas adultas, por lo que no es para nada indispensable en nuestra dieta.

Cuando hablamos de leche de vaca, a mi me gusta hacer la distinción entre leche UHT o pasteurizada, que es la que podemos encontrar en bricks o botellas en la mayor parte de supermercados y la leche cruda. Aunque no lo parezca, tienen unas características organolépticas diferentes, lo que las convierte en dos productos totalmente distintos:

– Leche UHT o pasteurizada: La leche tratada térmicamente (ya sea uperisada o pasteurizda) ha sido calentada para eliminar los microorganismos que la habitan y así evitar la propagación de enfermedades contagiosas como la brucella o la salmonella. Durante este proceso gran parte de sus moléculas se degradan o modifican su conformación. Es por eso que ha perdido gran parte de las vitaminas del grupo B que contenía y también ciertas enzimas participan en la absorción del calcio y que hacen que ésta sea más fácilmente digerible. Además esta leche también es homogeneizada (proceso mediante el cual se blanquea y se evita que se separe el suero y la nata), por lo que se rompen las partículas de grasa que contiene, haciéndolas más pequeñas y facilitando que nuestro cuerpo absorba con mayor facilidad esas grasas desnaturalizadas por el calor. Este doble tratamiento, aunque hace de ella un producto seguro en cuanto a enfermedades infecciosas, hace que pierda parte de sus propiedades beneficiosas y que sus grasas sean más perjudiciales que en su estado crudo.

– Leche cruda: La leche cruda y de producción ecológica, aunque es más difícil de encontrar y se deteriora rápidamente, sí que conserva sus vitaminas y demás nutrientes y enzimas intactos, como el calcio o la lactasa por lo que es más nutritiva y fácil de asimilar por el organismo. Eso sí, si optamos por esta opción, debemos asegurarnos la procedencia segura de la leche cruda, debidamente etiquetada, ya que si no podría ser el foco de alguna infección más o menos grave como la salmonella o la brucelosis. Esto no la convierte en una bebida apta para intolerantes a la lactosa o a las proteínas de la leche, por lo que si se sufre alguno de estos problemas no se debería consumir en ninguno de sus estados

Además también debemos tener en cuenta su procedencia, ya que la leche que se consume en su mayor parte procede de granjas intensivas en las que el alimento principial de las vacas son los piensos a base de cereales y se emplean tratamientos veterinarios y hormonas que pueden estar presentes en el producto final. La leche procedente de vacas que se alimentan de pastos al aire libre y de explotaciones ecológicas, es en cambio mucho más rica en ácidos grasos omega-3, que son beneficiosos para nuestro organismo.

De todas formas, como ya comentamos al principio, la leche de vaca es un alimento controvertido y que constantemente se pone en entredicho su consumo por los diferentes problemas que puede ocasionar por lo que se podría desaconsejar en ciertos casos como intolerancia a la lactosa, alergia a proteínas de la leche, diarreas, problemas de piel, problemas digestivos inespecíficos o mucosidad crónica. Para todos y cada uno de estos casos existen diferentes alternativas en el mercado, dependiendo de la preferencia y de la razón concreta de cada persona para evitar la leche de vaca. Hoy os hablaremos de otros tipos de leche de procedencia animal.

LECHE DE CABRA:

Aunque también es una leche de origen animal al igual que la de vaca, tiene diferentes propiedades, por lo que puede ser consumida en ciertos casos de intolerancia leve a la leche de vaca. Aunque tiene una mayor cantidad de grasa y proteínas, estas grasas suelen ser de mejor calidad que las de la leche de vaca, ya que las cabras son un animal que suele alimentarse en general de pasto al aire libre. Además su contenido en lactosa y caseína 1 alfa, una proteína causante de ciertas intolerancias a la leche, es menor que en la leche de vaca, por lo que puede resultar más digerible para ciertas personas.

LECHE DE OVEJA:

La leche de oveja es una gran desconocida, además de ser complicada de encontrar en el mercado. Al igual que la de cabra, es más fácil de digerir y de asimilar por el organismo. Además contiene una mayor concentración de ciertos nutrientes, conteniendo hasta un 80% más de calcio que la leche de vaca, junto con una mayor cantidad de vitaminas A, D, E, B1, B2 y ácido fólico.

OTROS LÁCTEOS:

Quesos, mantequillas, kéfir, requesón… son algunos de los derivados lácteos que podemos encontrar en el mercado. Como alternativas más tolerables que la leche, queremos destacar las propiedades del yogurt, el requesón o el kéfir. Todos ellos son productos obtenidos a través de diferentes tipos de fermentación de la leche. Este proceso hace que sean más fácilmente digeribles. Además contienen gran cantidad de bacterias que funcionan como probióticos contribuyendo al equilibrio de la flora intestinal y fortaleciendo nuestro organismo. Eso si, intentaremos siempre que sean de origen ecológico y con la menor cantidad de aditivos posibles, ya que los azúcares, edulcorantes, colorantes o aromas pueden echar a perder sus propiedades beneficiosas.

¿CUÁNDO DEBEMOS BUSCAR UNA ALTERNATIVA A LOS LÁCTEOS?

Esta es una pregunta que mucha gente se hace, sobre todo cuando tiene algún problema de salud o molestia que relaciona al consumo de leche animal. En algunas personas altamente sensibles a la lactosa o a las proteínas de la leche, se produce una reacción alérgica que imposibilita su consumo. En cambio muchas otras padecen de hinchazón, diarreas u otros problemas digestivos que no suponen una enfermedad pero si una molestia constante. En estos casos el consumo de leche podría estar relacionado, por lo que podría ser cuestionable. Lo mejor siempre es consultar a un profesional, que analice el caso y vea si es conveniente retirar lácteos de la dieta e incluso si puede ser otro grupo de alimentos los que causen tu problema. De todas formas y teniendo en cuenta que la leche no es algo indispensable en nuestra despensa, podemos hacer la prueba de abandonarlos durante unas semanas y observar cómo responde nuestro organismo. Eso sí, manteniendo siempre una dieta sana y equilibrada.

Por otra parte en Cosmethics hemos hablado más de una vez de la relación de los lácteos con ciertos problemas de piel como puede ser el acné o la dermatitis. En caso de padecer alguno de estos problemas también puede ser cuestionable el consumo de leche y derivados y son muchas las personas que ven mejorar su piel cuando abandonan los lácteos y los sustituyen por una alternativa saludable. Eso sí, si crees que este puede ser tu caso, no dejes de consultar un especialista que te asesore y evalúe tu caso.

Para todas esas personas que os decidís a dar un cambio en vuestra alimentación y eliminar los productos lácteos o reducirlos, existen multitud de alternativas de origen vegetal en el mercado. Es necesario consumir tanta leche de vaca, detallándo algunas de sus propiedades.

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.