Consejo Médico Lifestyle

¿Qué es el mindfulness?

¿Has escuchado hablar de ello pero no estás seguro de qué es y cómo se practica? Hoy te hablamos de este término, que cada vez se escucha más en nuestro entorno y sobre lo útil que puede llegar a ser para mejorar nuestra calidad de vida. Os vamos a contar sus beneficios y os vamos a dar una pequeña pauta para comenzar a practicarlo. En theCosmethics tenemos comprobado su utilidad, sobre todo en personas con altos niveles de estrés, carga de trabajo y actividad en la vida diaria, por lo que tomad buena nota, porque estamos seguras de que si sois una de estas personas, el mindfulness puede ser vuestra clave para bajar una marcha y llevar todo con más calma y muchas sonrisas en el día a día.

Mindfulness: atención consciente

El término mindfulness quiere decir de forma literal “atención plena” o “consciencia plena”. Hace referencia a un estado mental en el que somos capaces de autorregular la atención hacia la experiencia del presente, en una actitud abierta, de curiosidad, amplia y tolerante hacia todos los pensamientos, sensaciones y emociones que recorren nuestra mente. Digamos que consiste en centrar nuestra atención en el presente, observando y dejando pasar otro tipo de pensamientos que aparecen en la mente, sin pararse sobre ellos, ni juzgarlos y siendo capaces de concentrarnos sobre algo en concreto (un mantra, nuestra respiración, un objeto imaginario, alguno de nuestros sentidos, etc.)

¿El mindfulness tiene algo que ver con la meditación?

Sí y no. Digamos que el mindfulness puede y suele incluir en su práctica algún tipo de meditación aunque no necesariamente y la meditación por su parte tiene numerosas formas y vertientes, unas más espirituales que otras que pueden ser empleadas como herramienta en el mindfulness.

El mindfulness es una forma de consciencia sobre el presente que intenta basarse más en los beneficios para la psiqué desde un punto de vista científico y como técnica para ello. La meditación, aunque puede emplearse con el mismo fin, y puede ser una herramienta en el mindfulness, muchas veces no busca ese fin o no se estructura de forma que pretendamos el mismo tipo de resultados. Además muchos tipos de meditación ahondan más en otro tipo elementos como la oración que no están relacionados con el mindfulness.

¿Qué beneficios aporta el mindfulness?

Existen numerosos estudios que avalan las técnicas de mindfulness por sus beneficios a nivel psicológico. Enumeramos algunos de los más importantes y que pueden resultar beneficiosos para muchos de nosotros:

  1. Mejora la concentración: la capacidad de concentrarse en algo y no distraerse con cada pensamiento, ruido o estímulo que nos rodea es algo difícil de conseguir para muchas personas, tanto en los estudios como en el trabajo e incluso otras actividades de nuestro tiempo libre. La práctica del mindfulness se centra precisamente en ese aspecto, en el de ser capaces de eliminar otros elementos de nuestra mente y centrarnos en el presente. Por ello, si practicas la consciencia plena, tu capacidad de concentración y por tanto tu rendimiento, pueden verse muy mejorados.
  2. Reduce el estrés: la sobrecarga de trabajo y de ocupaciones a las que nuestra mente tiene que prestar atención es a día de hoy una de las grandes fuentes de estrés para muchas personas. Por ello, ser capaces de evitar preocupaciones constantes en nuestra mente y pensamientos recurrentes sobre cosas que no vamos a gestionar en ese mismo momento no hace más que generar más estrés sobre nosotros y no ayuda a resolver mejor esas situaciones. Con el mindfulness también aprenderás a centrarte solamente en aquello que estás realizando o resolviendo en el presente, ayudando a hacerlo de una forma más sosegada y dejando cada cosa para su momento. Tu nivel de estrés y ansiedad se verá reducido y te organizarás mucho mejor.
  3. Reduce la ansiedad y depresión: estos dos trastornos son un mal común en nuestra sociedad y se consideran unas de las enfermedades del s.XXI, muy relacionadas con los cambios en el modo de vida. Existen estudios que avalan la práctica del mindfulness para mejorar y evitar recaídas en la depresión y a la hora de reducir estados ansiosos. Ser capaces de gestionar nuestras emociones y cambiar nuestro estado anímico mediante el autocontrol puede llegar a ser uno de los pilares que emplean muchas personas para superar este tipo de problemas o al menos para mantener la situación bajo control.
  4. Mejora la capacidad de resolución de problemas: el mindfulness trabaja la capacidad de perspectiva, es decir el ser quien de abstraernos de un problema o conflicto y analizarlo como si fuéramos una tercera persona, sin dejarnos llevar por sentimientos o juicios subjetivos que tenemos en ese momento. Por ello, las personas que lo practican suelen gestionar los problemas tanto personales como en ámbitos como el trabajo de una forma más objetiva y racional viendo más fácilmente las consecuencias a pronto y a largo plazo de realizar una u otra acción.
  5. Facilita el sueño: el descanso y el sueño profundo se ven muy condicionados por el nivel de estrés que tenemos durante el día. Practicar mindfulness ayuda a llevar nuestra mente a un estado de calma y evitar que las preocupaciones que tenemos durante el día se despejen y durmamos más y mejor. Realizar una pequeña práctica cuando nos vamos a dormir, incidiendo sobre una respiración más relajada y dejando nuestros pensamientos y malas sensaciones irse puede ser un buen truco para aquellas personas que tienen insomnio o descansan poco por la noche.
  6. Ayuda a tu rendimiento físico y deportivo: en personas que practican deporte puede ser un gran aliado. El mindfulness te ayudará a ser consciente de cada movimiento y de cómo, por y para qué realizas cada trabajo físico, mejorando tu rendimiento físico y ayudando a prevenir malos gestos y posturas y por lo tanto lesiones. Además a quien realiza algún tipo de competición puede servirle para gestionar la tensión de esos momentos y rendir de forma más eficiente.
  7. Reduce el umbral del dolor: en personas que sufren algún tipo de enfermedad o accidente que conlleva dolor de forma más o menos crónica, éste puede resultar un factor muy limitante en su vida e incluso desembocar en estados depresivos a largo plazo. Practicar mindfulness puede ser útil a la hora de trabajar la forma e intensidad con la que percibimos el dolor y hacer que éste, aunque no desaparezca, sea percibido de forma más leve y afectando menos a nuestro estado de ánimo.
  8. Reduce el estrés en personas enfermas: enfermedades como el cáncer o procesos degenerativos pueden ser muy incapacitantes no solo a nivel físico si no también mental. Ser capaces de gestionar esas emociones negativas y evitar rumiar sobre un futuro incierto y centrarse en vivir el presente de forma digna y con un espíritu positivo puede ser clave para sobrellevar tanto el estado de enfermedad como los efectos de muchos tratamientos que resultan agresivos.
  9. Mejora nuestras relaciones: practicar mindfulness nos convierte en personas más compasivas, comprensivas con los demás y con un carácter más apacible a la hora de relacionarnos con otras personas. Cuando mejoramos en todo eso, nos mostramos más abiertos a conocer gente diferente, escuchamos con más atención y juzgamos menos a los demás. A partir de ahí también escogeremos mejor qué relaciones nos aportan más en nuestra vida y cuáles son tóxicas o no nos aportan nada, quedándonos con las primeras y evitando situaciones conflictivas y dramáticas con las segundas.
  10. Ayuda a una vida más saludable: el mindfulness puede ser muy útil tanto para evitar conductas adictivas como el tabaco, el alcohol e incluso la comida (cuando comemos de forma no saludable o por ansiedad). Además si queremos cambiar hacia una vida más activa y mejorar nuestra alimentación puede ser una gran herramienta que nos ayude a motivarnos, frenar impulsos sobre conductas pasadas y autoanalizarnos en ese proceso de cambio. Ser conscientes de cómo comemos, hacerlo con calma, practicar actividad de forma consciente y controlar conductas compulsivas hará que seamos capaces de cambiar hacia un estilo de vida más sano sin que ello suponga un sacrificio para nosotros. Mejorarás física y mentalmente.

La próxima semana os explicaremos cómo practicarlo y compartiremos un ejercicio práctico

También te puede interesar