Consejo Médico

Cómo cuidar una piel clara para que luzca bonita y saludable

Además del nivel de grasa e hidratación de nuestra piel, la tonalidad también dice mucho de ella y nos indica qué cuidados específicos debemos tener. Se aproxima el verano a Cosmethics y se hacen más abundantes los momentos de sol y playa. Por eso vamos a dedicar la entrada a todas las personas con la piel clarita, pues son las que más sufren los daños producidos por la radiación solar.

Cómo cuidar una piel clara para que luzca bonita y saludable

Cómo cuidar una piel clara para que luzca bonita y saludable

La piel clara, independientemente de si es más seca o más grasienta, suele ser extremadamente sensible. Además de irritarse nada más ponerse al sol, también lo hace ante otros estímulos como las rozaduras o el sudor. Por eso compartimos algunos consejos para cuidar este tipo de piel y que luzca uniforme y sin complicaciones:

– Protégete del sol: No nos cansaremos de decirlo. No te empeñes en broncearte al máximo. Una piel clara y uniforme es también una piel sana y bonita. Aunque protegerse del sol es algo fundamental para todas las personas, en los fototipos claros lo es aún más. La piel clara enseguida se quema cuando se expone directamente al sol. Además, en las zonas expuestas de forma continua y habitual, como la cara, el escote o las manos, es fácil que nos salgan manchas o pecas. Por eso se debe usar SIEMPRE factor de protección solar (sí, incluso en invierno) y tener un cuidado extremo en el verano. Emplea una crema de protección alta.

– Cuidado con el frío: Como ya dijimos, la piel clara es extremadamente sensible. Esto se debe a que es muy fina, por lo que sufre más ante agentes estresantes. El frío es uno de ellos y en invierno puede jugarnos una mala pasada, provocando la rotura de vasos capilares y la aparición de rojeces y arañas vasculares. Evita los cambios bruscos de temperatura y protégete bien del frío.

– Hidrátate: Las temperaturas demasiado cálidas o demasiado frías, el viento o el humo de las ciudades favorecen la deshidratación de la piel. Además la piel clara y fina pierde elasticidad más fácilmente, apareciendo flacidez. Presta especial atención a esto y emplea una hidratante diaria que cubra sus necesidades.

– Calma: Sí, la piel fina se irrita con mucha facilidad y lo mejor para esto es emplear productos calmantes y tonificantes. El agua de hammamelis o de manzanilla son ideales para este tipo de piel. También el aloe vera puede ser de gran ayuda.

– Limpieza: La piel clara se ensucia muy fácilmente y sufre por ello. Emplea un jabón o limpiador suave sobre tu rostro a diario y evita los maquillajes que no dejan respirar la piel.

– Evita los agentes irritantes: Emplea una rutina simple y muy cuidadosa. Mantén limpia tu piel y emplea hidratantes ligeras y un tónico calmante. Si tu piel es de tendencia grasa emplea un exfoliante muy suave. Verás como tu piel lo agradece y luce más uniforme y sin rojeces.

Esperamos que estos consejos sirvan para orientaros en el cuidado de vuestra piel, si es el caso de una piel clara y fina. Como véis es sencillo y posible que las pieles más claritas luzcan bonitas y uniformes, solo es cuestión de darles lo que necesitan: mucho mimo.

¡Feliz semana!

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.