Consejo Médico

¿Por qué me duele la cabeza? ¿Cefalea tensional o migraña?

¿Sueles levantarte con decaimiento y dolor de cabeza? ¿Hay días que parece que la cabeza te va a estallar y no puedes ni ver la luz del sol? Si sufres algún tipo de cefalea de forma habitual, este post está escrito para ti. Aclareremos las diferencias entre cefalea tensional y migraña y hablaremos un poco de cada una de ellas. Además, la semana que viene os daremos algunos consejos y trucos para lidiar con el dolor de cabeza.

A la mayoría de las personas nos duele la cabeza de vez en cuando y a muchas incluso de forma habitual. Hoy en día nos hemos habituado a paliar estos dolores tomándonos algún analgésico y así poder continuar el frenético ritmo de nuestras vidas. En cambio, pocas veces nos paramos a pensar que a lo mejor lo que necesitamos es dormir más y mejor, relajarnos un poco más o cambiar ciertos hábitos alimentarios. Hoy hablaremos de las diferencias entre cefalea tensional y migraña y cuáles son las causas de cada una de ellas.

¿MIGRAÑA O CEFALEA TENSIONAL?

Migraña, jaqueca, dolor de cabeza… Muchas veces llamamos por el mismo nombre a diferentes tipos de cefaleas o dolores de cabeza que son distintos. Los dos tipos de cefalea más frecuentes son la migraña (o jaqueca) y la cefalea tensional, que tienen características distintas:

– Cefalea tensional: Éste es el dolor de cabeza más común en la población en general. Cuando padecemos cefalea tensional sentimos un dolor similar a tener una banda que nos aprieta alrededor de la cabeza y se localiza sobre todo a ambos lados y sobre la nuca.  La causa suele ser una excesiva contracción de los músculos de esta zona, lo cual genera una tensión muscular elevada.

– Migraña: La migraña o jaqueca es un dolor que suele afectar a un solo lado de la cabeza. Comienza como una leve sensación de latido o vibración y va haciéndose cada vez más fuerte. Algunas personas visualizan luces o destellos previos al dolor, fenómeno que se conoce como “aura“. Además la migraña suele ir acompañada de una excesiva sensibilidad al ruido y a la luz y de náuseas, mareos y/o vómitos.

¿QUÉ CAUSA UNA CEFALEA TENSIONAL Y/O UNA MIGRAÑA?

Como ya os comentamos la cefalea tensional está causada por una excesiva contracción de los músculos de la cabeza y del cuello. Esto se debe a su vez a varios factores que generan un estrés o tensión sobre ellos:

– Trabajos que obliguen a permanecer mucho tiempo con el cuello en la misma postura: trabajar con el ordenador, con un microscopio o trabajos minuciosos con las manos.

– Estrés tanto físico como psicológico: la tensión que genera el estrés genera tensión muscular que puede derivar en este tipo de dolor de cabeza.

– Una mala postura al dormir.

– Consumo excesivo de alcohol o tabaco.

– Consumo de cafeína u otros estimulantes.

– Esfuerzo físico excesivo o fatiga.

La migraña en cambio no tiene una causa clara demostrada. Existen distintas teorías como una excesiva constricción de las arterias craneales, los factores genéticos o los neurológicos. Lo que sí sabemos es que se relaciona con diferentes agentes desencadenantes, que la mayoría de las personas relacionan con la aparición de las crisis migrañosas:

– Alimentación: este es uno de los factores que más frecuentemente se asocia a la migraña. Alimentos como el café, el cacao, los frutos secos, el alcohol, el queso o los alimentos con glutamato monosódico, son los más propensos a desencadenar crisis migrañosas. También se relaciona muchas veces con una intolerancia a los cereales con gluten.

– Estrés y ansiedad: las personas que padecen migraña muchas veces ven que ésta se relaciona con episodios de estrés, nerviosismo o excesiva preocupación. A veces el dolor se anticipa a la situación estresante y otras aparece justo después. La migraña producida por estrés puede confundirse con una cefalea tensional, ya que comparten esta causa.

– Descanso y sueño: no dormir bien, dormir poco o hacerlo demasiado pueden ser causa de padecer migraña al día siguiente. Los cambios en el patrón de sueño y descanso habitual se asocian con mucha frecuencia a las crisis migrañosas.

– Menstruación: muchas mujeres están acostumbradas a que el ciclo menstrual venga acompañado de migrañas. Se cree que en este caso se debe a la bajada del nivel de estrógenos. Este tipo de migrañas suele desaparecer también con la llegada de la menopausia.

– Factores ambientales: los cambios de presión atmosférica o el viento se asocian en muchas ocasiones a la aparición de migrañas. Éstas son también causas de cefalea tensional, por lo que también pueden ser confundidas.

Como véis la cefalea tensional y la migraña son diferentes tipos de cefalea claramente diferentes. Solamente en algunos casos pueden ser confundidos, aunque el tipo y la localización del dolor debiera ser suficiente para identificarlos.

La semana que viene hablaremos de cómo prevenir este tipo de cefaleas y qué alternativas tenemos a nuestro alcance para reducir al máximo el uso de analgésicos y antiinflamatorios a la hora de tratarlas.

¡Feliz lunes!

También te puede interesar

2 Comments

  • Avatar
    Reply
    CARMEN GÓMEZ PORTILLO
    10/27/2018 at 19:08

    Hola buenas,
    Entonces la persona que sufre cefalea tensional también le puede afectar el cambio temporal? ¿A que se debe exactamente? ¿Los músculos se tensan más? Espero su respuesta. Un gran artículo.

    • Avatar
      Reply
      Ana V.
      11/01/2018 at 14:16

      Hola Carmen,

      Si, los cambios de presión atmosférica están muy vinculados con los dolores de capeza. Está relacioando con la presión más que con la tensión de los músculos. Saludos

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.