Consejo Médico

Cómo proteger la piel del sol: remedios para las quemaduras solares

El sol es el principal protagonista del verano. Por eso en Cosmethics le damos tanta importancia y una semana más os seguimos hablando de él. Hoy os explicaremos como debemos actuar cuando nos coge desprevenidos y nos quemamos. Aunque si seguimos las recomendaciones adecuadas y nos protegemos correctamente esto no debería suceder, sabemos que alguna vez puede pasar y causarnos alguna quemadura de mayor o menor grado, por lo que debemos saber qué hacer para que nuestra piel se recupere lo mejor y antes posible.

Cómo proteger la piel del sol: remedios para las quemaduras solares

Cómo proteger la piel del sol: remedios para las quemaduras solares

En Cosmethics estamos seguros de que todos seguiréis nuestros consejos sobre cómo protegerse del sol, pero a veces nos despistamos y podemos llegar a quemarnos. Se nos olvida el protector, no lo reaplicamos después del baño o creemos que como el día amanece nublado no vamos a quemarnos.

En caso de que esto suceda tenemos que saber actuar para que el daño sea menor.

 ¿CÓMO NOS QUEMAMOS?

Las quemaduras solares son en realidad una respuesta de nuestro cuerpo frente al exceso de radiación UV. Las células de nuestra piel están preparadas para “amortiguar” de alguna forma los rayos solares, segregando melanina, el pigmento responsable del bronceado. Pero cuando llega un punto en el que esto ya no es posible y la radiación excede esta capacidad, los rayos solares dañan nuestra piel haciendo que pierda su integridad, por lo que esta termina enrojeciendo e inflamándose. Esta respuesta puede ser más o menos retardada, por eso muchas veces no somos conscientes del daño que nos está haciendo el sol y cuando nos damos cuenta de que nos hemos quemado ya es demasiado tarde.

 ¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE UNA QUEMADURA?

Los síntomas de una quemadura solar pueden tardar en aparecer 24 horas o incluso más, por eso debemos identificarlos cuanto antes para actuar rápidamente y evitar que el daño sea mayor. Dependen del nivel del daño provocado y pueden ser:

– Enrojecimiento y sensibilidad de la piel. Caliente al tacto.

– Dolor y ampollas que aparecen de horas a días después.

– Descamación y levantamiento de la piel días después de la quemadura.

– Síntomas severos como fiebre, escalofríos, naúseas y/o erupciones cutáneas.

No debemos olvidar que el daño en la piel es acumulativo y que cualquier quemadura por pequeña que sea va a causar cambios permanentes en las células de nuestra piel. Este daño es el responsable a largo plazo del cáncer de piel, por eso debemos insistir en protegernos siempre y de la forma adeucada.

 ¿QUÉ DEBEMOS HACER ANTE UNA QUEMADURA SOLAR?

 Una vez el daño está hecho debemos actuar lo más rápido posible para reducirlo al máximo. Estos son algunos consejos que debes seguir:

– Lo primero que debes hacer ante el mínimo enrojecimiento de la piel o escozor es evitar la exposición. La piel quemada es muy sensible y es fácil que siga dañándose si la dejamos al sol. Protegerse con ropa es la primera medida que debes tomar.

– Utiliza tejidos suaves como el algodón y ropa holgada. Debes evitar comprimir la zona y las posibles rozaduras.

– Una ducha de agua fría puede ayudar a reducir el escozor y la inflamación. Debes evitar siempre el agua muy caliente y los jabones fuertes. Emplea solo agua fría y si usas jabón que sea natural y muy suave. También puedes aplicar compresas frías sobre la zona. Realiza esto durante al menos 10 o 15 minutos, para conseguir bajar la temperatura de la piel y la inflamación.

– Si la piel no presenta ampollas puedes aplicar alguna crema humectante. Las que contienen Aloe Vera son ideales para estos casos, ya que además hidratan y ayudan a la piel a regenerarse.

– Evita los productos derivados del petróleo (como las vaselinas) y los que contengan benzocaína o lidocaína, ya que empeorarán la situación.

– Evita también los productos muy grasos y oclusivos como mantecas o aceites comedogénicos. Es fundamental que la piel mantenga sus poros viables y que transpire con facilidad.

– Si se producen ampollas lo mejor es dejarlas intactas o protegerlas con una gasa seca para evitar su contaminación y posible infección.

– En caso de quemaduras muy extensas, piel pálida, fría o pegajosa, ampollas dolorosas y severas o síntomas graves como fiebre, mareos, dolor de cabeza u ocular, sed extrema o pulso y respiración acelerados deberás consultar con un médico lo antes posible. Estos casos son una urgencia médica y deben ser tratados como tal.

Recuerda que estos consejos son un simple parche para ayudar a la recuperación de la piel tras una lesión que puede ser grave como es una quemadura solar. Lo mejor siempre será prevenir, protegerse adecuadamente y no llegar al punto en el que estos consejos sean necesarios.

 ¡Feliz semana y feliz inicio de verano 🙂 !

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.