Consejo Médico

¿Te cuesta quedarte dormido? Prueba con aceites esenciales

¿Te cuesta pegar ojo? ¿Por qué no intentas incorporar aceites esenciales en tu rutina nocturna? Existen decenas de aceites. Algunos te ayudarán a relajarte, otros a quedarte dormido un poco antes y otros incluso a “resetear”/”restablecer” tu ritmo corporal. Descubrir un nuevo aceite, diluirlo, mezclarlo con otros aceites, incorporarlo en una crema… Hay muchas opciones de darle uso, todo dependerá de lo que estés buscando. Cada persona es diferente por eso no debemos desesperarnos si un remedio no nos funciona a la primera. Un amigo puede contarte que le ha ido fantásticamente bien realizar una bruma de almohada con aceite esencial de lavanda y cuando tú la haces y pruebas resulta que su consejo no te ha llevado hasta los brazos de Morfeo.

¿Te cuesta quedarte dormido? Prueba con aceites esenciales

¿Te cuesta quedarte dormido? Prueba con aceites esenciales

Cada persona es diferente y cada uno tiene necesidades distintas. Está en ti escuchar y comprender tu cuerpo para dar con la “fórmula” (no mágica) adecuada. Una vez que que la descubras será más sencillo. 

¿Cómo utilizar un aceite esencial*?

  1. Aplicación directa: aplicar un aceite esencial directamente sobre la piel es una forma fantástica de beneficiarte de todos sus beneficios. Aplicar un aceite sobre la nuca o en la planta de los pies antes de ir a dormir puede ayudarte a conciliar mucho mejor el sueño. Aunque sea muy beneficioso y haya personas que los utilizan de esta forma nosotros preferimos evitar la aplicación directa sobre la piel. **
    Nuestro consejo es que los mezcles siempre con un aceite vehicular, por ejemplo con aceite de almendra dulce, caléndula o aceite de oliva.
  2. Con difusor: otro método muy común consiste en utilizar un difusor de aceites esenciales. Los hay de mil formas, colores, con luces, velocidades… Por norma general son muy fáciles de utilizar y de mantener. Su uso es muy sencillo: basta con diluir un par de gotas del aceite esencial en el recipiente de agua y colocar el difusor cerca de la cama. **

Ten siempre presente que un aceite esencial es mucho más “potente”/”poderoso” que un aceite puro: un par de gotas pueden perfumar toda una habitación así que no te excedas, 4 gotas son una buena cantidad. Si te pasas tendrá un aroma extremadamente intenso y puede hacer un efecto rebote y desvelarte.

Aceites esenciales que te ayudan a descansar y a dormir mejor:

  1. Aceite esencial de lavanda: casi siempre relacionamos lavanda y descanso y la ciencia ha demostrado que su perfume reduce el estrés y el insomnio. El aroma del aceite esencial de lavanda es fresco pero a la vez intenso y penetrante. Es un buen remedio para momentos de estrés y de tensión. Algunos estudios indican que su uso también es beneficio para reducir algunos síntomas de las migrañas y de la depresión.
    ¿Cómo utilizarlo? Ideal para diluir en un difusor y vaporizar la habitación antes de dormir. 4 gotas son suficientes.
  2. Aceite esencial de camomila: existen muchas variedades de camomila pero la más efectiva para que te “entre el sueño” es la camomila romana. Es una planta muy conocida por sus virtudes calmantes, relajantes y tranquilizadoras. Su perfume es suave y dulce con un toque herbáceo. Ideal para quien busca aromas suaves y no muy intensos.
    ¿Cómo utilizarlo? Ideal para momentos de relax, después de cenar enciende tu difusor en el salón mientras te tomas una infusión y lees. Después hora de dormir.
     
  3. Aceite esencial de vetiver: el aceite esencial de vetiver se destila a partir  de las raíces de la propia planta. Es un aceite indicado para reducir el exceso de estimulación. Se utiliza mucho en medicina asiática tradicional. En la India y en Sri Lanka se le denomina como “el aceite de la tranquilidad”. Su aroma es muy intenso y terroso, se recomienda mezclar este aceite esencial con uno un poco más “ligero” como puede ser el de lavanda o el de camomila.
    ¿Cómo utilizarlo? Ideal para esos momentos en los que llegas a casa estresado, excesivamente estimulado y necesitas un poco de paz para resetear y dejar la mente “en blanco”. Si lo acompañas con meditación y/o yoga la sensación será de 10. Puedes usarlo en un difusor o mezclarlo con un poco de aceite de almendra dulce o caléndula y aplicártelo después de la ducha.
  4. Aceite esencial de ylang-ylang: este aceite se usa mucho en perfumería y aromaterapia. Tiene un suave olor floral y por eso gusta tanto. Algunos estudios afirman que el ylang-ylang ayuda a combatir la depresión, a relajar el cuerpo y la mente, reducir la ansiedad, la tristeza e incluso el estrés crónico. Es un aceite que te ayuda a tu bienestar emocional por ello nos parece genial tenerlo como “esencia de fondo” siempre en casa.
  5. Aceite esencial de bergamota: es un aceite esencial cítrico que se obtiene a partir de la corteza. La mayor parte de los aceites esenciales cítricos tienen un efecto “estimulante” sin embargo el perfume del aceite esencial de bergamota, aún tiendo ese aroma vivo y relajante, consigue reequilibrarnos. Al tener flavonoides este aceite es un relajante excelente que reduce la tensión, la ansiedad y el estrés. Se utiliza mucho para tratar el insomnio, la hipertensión arterial y la depresión.
    ¿Cómo utilizarlo? Mézclalo con aceite de almendra y aplícatelo con un suave masaje cada noches después de la ducha.
  6. Aceite esencial de melisa: conocido como el “aceite dulce” se utiliza en prácticamente todos los bálsamos debido a sus propiedades calmantes, a su aroma dulce y muy agradable. Es un aceite con muchas propiedades relajantes; reduce el estrés y aporta tranquilidad y sosiego.
    ¿Cómo utilizarlo? Ideal para diluir en un difusor y vaporizar la habitación antes de dormir. 4 gotas son suficientes.
    ¿Sabías que el aceite esencial de melisa es muy útil para tratar infecciones por hongos, dolores de cabeza, fatiga y también para aumentar la memoria?

*Los aceites esenciales son esencias puras extraídas por medio de la destilación de los frutos, la corteza, las ramas, las hojas o las flores de una planta. Cómo son esencias puras extraídas son efectos son más intensos.

** Utiliza aceites esenciales con moderación y precaución. Son muy potentes. Como norma general, el uso de aceites esenciales se desaconseja en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y en niños de menos de 3 años.

¿Alguna vez habéis utilizado aceites esenciales directamente sobre la piel? ¿Cuál es vuestro aceite esencial preferido para el descanso?

También te puede interesar